CITRUS ORGANIC HAIR RINSE DE DR. BRONNER’S, UNO DE MIS FAVORITOS PARA UN PELO SUAVE Y BRILLANTE

Si leísteis mi post de favoritos de otoño veríais que uno de ellos es este, el “Citrus Organic Hair Rinse” de la marca estadounidense Dr. Bronner’s, que seguro conocéis por sus famosos jabones y geles que sirven para multitud de cosas. Pues bien, curioseando me encontré con este “enjuague” para el pelo, que tenía opiniones tanto positivas como negativas y que me llamó mucho la atención. Como conocía la marca y me gusta mucho, me lancé a probarlo y tras una primera vez en la que no me pareció nada especial, le di otra oportunidad y me tiene enganchada desde entonces. Además, ahora que estoy en proceso de “reeducar” mi cuero cabelludo para espaciar más los lavados (ya os contaré si lo logro) me está viniendo genial.

Es similar en su aplicación a los vinagres de aclarado (como el de manzana y el de frambuesa), tras lavar el pelo y enjuagándolo posteriormente, aunque en este caso lo más importante es diluir el producto en agua antes, ya lo avisan bien claro en el envase: es muy concentrado, hay que diluirlo bien y evitar que entre en los ojos.

Sus ingredientes: zumo de limón; shikakai en polvo; aceites de limón, naranja, coco, oliva, cáñamo, jojoba y palma; hidróxido de potasio (utilizado para saponificar los aceites, por lo que no queda nada en el producto final); ácido cítrico y tocoferol (Vitamina E). Son todos certificados, orgánicos y de comercio justo, y están pensados para limpiar, acondicionar, suavizar, fortalecer e hidratar el cabello. Es vegano y por supuesto cruelty-free.

Formulado para usar como complemento al lavado, con uno de los jabones de la marca o, como hago yo, con nuestro champú habitual, promete dejar el cabello suave y manejable.

Para utilizarlo, hay que llenar el tapón del bote de producto, añadir esa cantidad a un vaso de agua y remover para que se mezclen bien; como lo miden en “cups”, serían unos 236 ml de agua. Pone que pueden echarse de uno a dos tapones de producto, pero en mi opinión con uno es suficiente salvo que tengáis muchísimo pelo o muy largo (a mí me llega hasta la mitad de la espalda, para que os hagáis una idea) o el agua donde vivís sea dura. Lo diluyo en un vaso de agua templada de 250 ml sin llenarlo hasta el borde.

Con el pelo ya limpio y aclarado, cogemos el vaso y poco a poco vamos vertiendo la mezcla desde la raíz hasta las puntas, masajeando y asegurándonos de que empapamos todo el cabello, con cuidado de que no nos entre en los ojos y enjuagándolo luego muy bien. Yo lo dejo unos minutos (como si fuera una mascarilla, de 2 a 5) y el pelo me queda brillante, suave y con un olor ligero a cítricos que apenas dura.

Si tenéis alguna heridita o la piel muy seca (en las manos, por ejemplo) notaréis que escuece cuando entra en contacto con este producto; es normal porque lleva zumo de limón; basta con aclararlo, pero por si acaso.

Yo estoy encantada con él; aunque pueda parecer un poco engorroso de usar, en realidad es bastante sencillo y el resultado merece la pena. No lo uso en cada lavado, sino que alterno con aceites, pero es definitivamente uno de mis favoritos y toda una sorpresa.

¿Usáis algún aclarado tras lavaros el pelo? ¡Feliz semana y gracias por leerme!

DIY: EXFOLIANTES LABIALES DE CANELA Y VAINILLA

Ahora que estamos ya en época de frío y el ambiente está más seco con viento y calefacciones, los labios necesitan un extra de cuidados. Si además soléis llevarlos pintados como yo, otra razón más para tenerlos lisos y bien nutridos. Como sólo con hidratarlos no suele bastar, hoy os muestro cómo elaborar

vuestro propio exfoliante labial con sabor. Podéis hacer el de canela o el de vainilla o bien hacer un poco de cada uno y mezclarlos, vainilla+canela es un sabor dulce y muy otoñal.

Las medidas que os pongo dan para una cantidad generosa de producto, para que os hagáis una idea, os saldrá la misma cantidad que el azúcar que pongáis; en función de esto podéis reducir a la mitad o duplicar si lo hacéis para más personas.

Para usarlo, cogemos un poquito con los dedos y lo aplicamos sobre los labios con movimientos circulares, sin presionar, que esta zona es muy delicada. Enjuagamos con agua templada (¡aunque den ganas de chuparlo!) y secamos a toquecitos con una toalla. A continuación os recomiendo aplicar un bálsamo labial muy nutritivo; yo lo uso por las noches y así puedo dejar actuar el bálsamo mientras duermo, aunque puede usarse también por la mañana sin problema; en este caso dejad el bálsamo actuar el mayor tiempo posible o usad un labial súper hidratante.

Una cosa más, si tenéis heriditas o los labios agrietados esperad antes de usar cualquier exfoliante, esta piel es muy fina y delicada y podríais agravar el problema.

Ingredientes para el Exfoliante Labial de Canela:

-2 cucharadas (tbsp) de azúcar blanco, que es más finita, aunque podéis usar moreno si preferís y es de grano fino

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de oliva

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de coco

-1/2 cucharadita (tsp) de canela molida, pero si preferís podéis poner una pizca o al gusto; a mí personalmente 1/2 cucharadita me parece la cantidad perfecta, más es demasiado

Ingredientes para el Exfoliante Labial de Vainilla:

-2 cucharadas (tbsp) de azúcar blanco, que es más finita, aunque podéis usar moreno si preferís y es de grano fino

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de oliva

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de coco

-1/2 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla, o al gusto la cantidad que prefiráis

Elaboración: 

Si el aceite de coco está solidificado (lo normal ahora con el frío) hay que derretirlo primero; yo lo hice a intervalos muy cortitos en el microondas pero también puede ser al baño maría. En un cuenco, mezclamos el azúcar con los dos aceites, luego añadimos la canela o el extracto de vainilla y mezclamos de nuevo hasta que esté todo bien integrado. Quedarán con textura arenosa suave, el de canela color marrón y el de vainilla más amarillo. Lo pasamos a un tarro con tapa ¡y listo!

Yo hice una variante sólo con aceite de oliva, y en el caso de la canela apenas notaba el regusto del aceite (depende de lo fuerte que sea el sabor del que tengáis claro) pero con la vainilla tuve que añadir más extracto, aunque al final no se notaba tampoco.

Una vez hecho, almacenad el tarro donde no le dé el sol directamente y usadlo en un mes. Si un día notáis que ha cambiado el olor o el color de repente, y lleva ya unos días almacenado, mejor tiradlo y haced uno nuevo, aunque a mí no me ha pasado nunca está de más.

Como veis los exfoliantes labiales son súper fáciles de hacer y muy efectivos, ¡espero que os gusten y que os animéis a probarlos!

 

CREMA CORPORAL REAFIRMANTE DETOX FRESHLY COSMETICS ¿FUNCIONA?

Sé que a estas alturas del año no estaréis pensando precisamente en este tipo de cremas, que aunque técnicamente deberíamos aplicar durante todo el año para ver resultados, aparecen en nuestras mentes a la vez que el calor y los bañadores; tanto que me planteé dejar la review para el verano que viene.

Yo me la compré precisamente en verano; antes había utilizado el aceite anticelulítico de abedul de la marca Weledacon unos resultados bastante buenos, pero es más engorroso de usar y me apetecía una textura más ligera, así que al final me decidí por esta. Freshly es una marca muy conocida con un montón de fans, y esta crema tiene un aluvión de opiniones favorables, pero yo no la había probado todavía. Es cruelty-free, certificada por bio.inspecta  (norma BioVidaSana) y es apta para veganos; este envase en concreto es de aluminio, menos el dosificador que es de plástico. Trae 250ml, cuesta 26€ y una vez abierta dura 6 meses, pero a mí se me acabó bastante antes.

Sus ingredientes son agua; aceite de almendras dulces, de girasol, de germen de trigo y de soja; glicerina vegetal; emolientes de origen vegetal; perfume a base de aceites esenciales; proteína de trigo hidrolizada; cafeína; extractos de café, pomelo, jengibre (único ingrediente de cultivo ecológico), alga fucus, hamamelis, pepino y centella asiática; lecitina; vitamina E; ácidos grasos de origen vegetal; escualano vegetal; conservantes suaves (naturales o aprobados por EcoCert); goma xantana; y linalool, citral y limonene procedentes de los aceites esenciales. Es un listado más largo de lo que suele gustarme y para mí la gran pega es que sólo un ingrediente, el extracto de jengibre, es de cultivo ecológico, y me gustaría que más lo fueran.

Promete hidratar, suavizar y reafirmar la piel, favoreciendo además los procesos de eliminación de grasas y toxinas.

Yo la he aplicado con movimientos circulares y ascendentes hasta su total absorción, como indican, todos los días mañana y noche, y si bien el olor y la textura me gustan, no he notado el efecto reafirmante. Sí que deja la piel hidratada y además es fresquita, ideal si hace calor, pero tras gastar el bote entero no noté ninguna diferencia en mi piel. Es cierto que no tengo celulitis especialmente visible, así que en eso no sé si ayudará algo, pero en mi caso sirvió de hidratante y nada más, así que no la volvería a comprar aunque no descarto probar algo más de la marca.

No creo que compre ningún producto reafirmante ni anticelulítico más por ahora, me parece que he probado ya suficientes y que no son imprescindibles, así que el próximo me lo haré yo misma y ya veremos. Creo que es importante recordar que para conseguir resultados reales en la apariencia y firmeza de la piel, mejora de la celulitis, etc, lo importante no es una crema sino el estilo de vida que llevamos: lo que comemos, lo que nos movemos… y por supuesto sin olvidar que es algo que sufrimos todas las mujeres en mayor o menor medida, y que obsesionarnos con ello no va a solucionar nada. Yo solía preocuparme mucho por cómo se verían mis muslos en verano, y al final en vez de disfrutar puedes acabar pasándolo mal. Lo importante es sentirnos bien con nosotras mismas, aceptarnos y tratar de llevar una vida lo más sana posible.

¡Un abrazo y a valorarnos más, que ya toca!

“RECOVER BODY OIL” DE BALM BALM, UN ACEITE EFECTO CALOR PARA MÚSCULOS CANSADOS

¿Alguna vez habéis sentido las piernas pesadas, los músculos cargados o el cuerpo dolorido tras una caminata, sesión de ejercicio o simplemente agarrotamiento por estar en una misma postura demasiado tiempo? Pues para eso precisamente es este aceite con efecto calor formulado para ayudar a descargar y aliviar los músculos y a facilitar su recuperación.

Sus ingredientes son todos orgánicos y certificados por la Soil Association, y están escogidos por sus propiedades calmantes, hidratantes, antiinflamatorias y favorecedoras de la circulación: aceite de hueso de melocotón, rico en vitaminas A y E; aceite de onagra, regulador de la hidratación cutánea; aceite de jojoba, calmante y emoliente; aceite de escaramujo de rosa silvestre, regenerador cutáneo; extracto de flor de caléndula, antiinflamatorio y cicatrizante; aceite esencial de árbol de te, descongestionante venoso y linfático; aceite esencial de ravensara aromática, antiséptica, antiinflamatoria y analgésica; aceite esencial de bayas de enebro, antiinflamatorio, alivia problemas circulatorios, musculares y articulares; aceite esencial de pimienta negra, analgésico y favorecedor de la circulación; aceite esencial de gaulteria, antiinflamatorio, analgésico y vasodilatador; y limonene y linalool, componentes de los aceites esenciales.

Yo lo utilicé por primera vez después de una ruta larga de senderismo, con las piernas cansadas, tras la ducha y dándome un masaje desde el tobillo hacia el muslo, y para mi sorpresa las noté luego más ligeras. Tiene un olor peculiar porque lleva gaulteria, que huele como el spray “reflex” que usan los deportistas (porque el “reflex” lleva gaulteria, de la que toma su olor). Una vez sobre la piel, se absorbe bien y la intensidad del olor baja bastante aunque no desaparece ese toque tan característico.

Además de tener efecto calor suave, deja la piel suave y flexible y como digo ayuda a aliviar y recuperar. Para asegurarme, después de salir a correr lo apliqué en una pierna y en la otra usé de almendras, ambos con el mismo masaje ascendente, y en la pierna que usé el Recovery Body Oil noté calidez y descanso pero en la otra no.

Por supuesto, parte de este efecto es por el masaje, pero al usar un producto con ingredientes antiinflamatorios y que favorecen la circulación ayudamos mucho.

Por su olor, a mí me gusta más ahora con el frío que en verano, y lo recomiendo si pasáis mucho tiempo sentadas y notáis las piernas pesadas o el cuello agarrotado, o si hacéis ejercicio y se os cargan brazos y piernas, porque la cantidad que trae (100ml) se gasta enseguida si lo aplicamos en todo el cuerpo.

Es cruelty-free y vegano, certificado por la Soil Association y no es apto para embarazadas por algunos de los aceites esenciales que contiene, así que tenedlo en cuenta.

A mí me gusta, pero sólo volvería a comprarlo rebajado porque me parece poca cantidad para usarlo en zonas grandes o muy a menudo.

¡Un saludo y espero que hayáis aprovechado las rebajas del Black Friday! 🙂

MIS FAVORITOS DE OTOÑO

Otoño es mi estación favorita, con sus atardeceres dorados y las hojas de colores en los árboles, y esas ganas de encender la chimenea y leer un libro junto al fuego con una taza de chocolate caliente. Otoño es para mí sinónimo de labios oscuros y uñas de tonos rojizos, pero también de manos secas y algún que otro brote de acné, aparte de la caída de pelo estacional… Así que en cuanto comienza a cambiar el tiempo, y aunque este año el frío se está haciendo esperar, yo ya empiezo a adecuar mi rutina a la nueva estación.

Estos son mis favoritos de este año:

-el famoso bálsamo verde o “green balm” de MOA, que me enamoró desde el primer día con ese tarro de cristal tan bonito y la estética de la marca, pero que me tiene enganchada porque ha sido todo un descubrimiento: retira el maquillaje (ojos y labios incluidos), protege la piel, nutre los labios, repara las manos… estoy acabando mi segundo bote y sin duda repetiré, lo uso hasta en cejas y pestañas, todo un multiusos y que además no me ha causado ningún granito ni rojez, así que encantada con él

-el multistick 3en1 de Ilia Beauty en el tono “A Fine Romance”, que utilizo sobre todo como colorete pero también en los labios algún día que quiera llevarlos más discretos. Es cremoso y se extiende con facilidad, deja un acabado muy natural y su color es otoñal cien por cien. Podéis leer la review entera aquí

-en las uñas, estos dos tonos de Little Ondine son ideales para el otoño: “Fusion” es un rojo tomate que para mí es “el rojo”, y “Enchanting” es un color más amarronado y con brillo, uno de mis favoritos de la marca. Ambos los uso con la base “Secret” debajo y acabo con una pasada de “Secret” como top coat (sirve para ambas cosas). Estos esmaltes de uñas me tienen enamorada desde que los conocí: basados en agua, me duran un montón (que en mi caso es decir mucho), los colores son preciosos y se retiran despegándolos de la uña ¿qué más se puede pedir? Aquí os hablo al detalle de ellos

-la barra de labios semi mate “Cocoa Butter Semi Matte Lipstick” en tono “Currant” de 100% Pure me parece la mejor que he tenido hasta ahora, y en breve me haré con algún tono más porque la verdad es que no puede ser mejor: una formulación impecable, duración alta, textura sedosa, color precioso y pigmentado… Esta es un tono baya oscuro con subtono azulado, pero hay más colores tanto semi mates como brillantes

-la base de maquillaje “2nd Skin Foundation” en tono “Peach Bisque” de 100% Pure es, igual que la barra de labios de la misma marca, la mejor base que he usado nunca. De nuevo, una formulación impecable y unos resultados de diez: se extiende fenomenal, es modulable, aguanta todo el día… Mi piel es de tendencia acneica, y no me saca brillos, más bien aporta una luminosidad que me encanta en vez de ese acabado más pesado de otras bases aptas para pieles grasas. Es de cobertura ligera, como a mí me gusta, pero deja el tono de piel uniforme y sus ingredientes cuidan la piel a la vez. Una maravilla que hace honor a su nombre

-este perfume en aceite formato roll-on de Saar Soleares, “Fig”, lo compré en verano y lo he estado usando desde entonces. Su aroma es dulce, con toque de frutas y hojas, cálido y rico. Personalmente, me gusta más ahora en otoño que con las temperaturas altas de verano, me recuerda a los frutales con las hojas cayendo en una tarde aún cálida bañada en luz dorada… Su duración no es especialmente buena, como todos los perfumes en este formato, pero sí que permanece un rato en la piel. A mí me gusta aplicarlo en las puntas del pelo también; lo nutre porque es en aceite y además perfuma el cabello y dura más el olor

-el “Citrus Organic Hair Rinse” de  Dr. Bronner’s lo encontré por casualidad y como la marca me gusta mucho, me decidí a probarlo. Leí sobre él todo tipo de opiniones encontradas, pero usado correctamente es ya un imprescindible para mí: me deja el pelo suave, con cuerpo, brillante… me encanta y hasta me da pena las veces que no lo uso. No pensé que un producto así fuera a gustarme tanto, pero me ha sorprendido gratamente. Su única pega es que el limón escuece si cae en alguna heridita, pero con enjuagar es suficiente (sólo hay que tener cuidado con los ojos!)

Estoy segura de que con la llegada del invierno alguno de estos seguirá entre mis favoritos, como el bálsamo de MOA o la 2nd Skin Foundation de 100% Pure; son de esos productos que aunque pruebes otros parecidos nunca te cansas de ellos.

¿Cuáles son vuestros favoritos de otoño? ¡Felices atardeceres dorados y hasta la próxima!

LITTLE ONDINE, ESMALTES DE UÑAS SIN TÓXICOS Y PEEL-OFF

En este post quiero hablaros de mis esmaltes de uñas favoritos, los de la marca inglesa Little Ondine, que son ¡totalmente libres de tóxicos! Se componen de agua, resinas y pigmentos minerales ¡nada más! Los descubrí por casualidad y al principio no me creía que fueran a aguantar en la uña o que de verdad fueran tan buenos, pero me sorprendieron muchísimo: cero tóxicos, sin olor, me aguantan mucho más que los convencionales (ya sean con más o menos tóxicos), colores preciosos y muchos tonos… Y algo que me encanta: no necesitas quitaesmalte ¡son peel-off!

Además, aparte de libres de tóxicos, todos los esmaltes de uñas de Little Ondine son veganos, Cruelty-Free, no contienen ingredientes de origen animal y son aptos para niños y embarazadas. 

Para usarlos, se recomienda aplicar primero una capa de su base “Secret”, luego las capas de color necesarias hasta obtener el tono deseado (suelen ser una o dos), y luego otra capa más de “Secret”, o de “Silence” si se quiere un acabado mate. “Silence” se puede usar como base también.

Mi experiencia con ellos no puede ser mejor; a mí me encanta llevar las uñas pintadas, manos y pies, y con los esmaltes tradicionales las tenía fatal a pesar de usar bases. Con los más naturales, me mejoraron muchísimo, pero desde que uso estos ¡las tengo perfectas! He probado varios colores que os iré enseñando en Instagram y editando y actualizando en el post, y también a aplicarlos con y sin base, y con y sin top coat: 

-la base es súper importante, y limpiar bien las uñas antes de pintarlas también: estos esmaltes tienen que “agarrarse” a la uña, por lo que si las tenemos con cremas, aceites, etc no se aplicarán bien y no durarán. La base ayuda a que el color dure más, y también a que retirarlo sea facilísimo

-limar las uñas antes de pintarlas: al aplicar el esmalte con las uñas recién limadas y los bordes igualados dura muchísimo más, porque al ser “peel-off” un borde roto puede hacer que vaya levantándose

-la forma de la uña también influye en la duración del color: por lo mismo, al ser “peel-off” aguantan más si llevamos las uñas con los bordes redondeados; no tienen que ser redondas, con que no tengan picos por los que el esmalte se pueda despegar más fácilmente basta

-para la mayoría de colores que he usado basta con aplicar dos capas, pero algunos son más densos y podría bastar con una; de igual modo, un par eran más transparentes y quedan mejor con tres capas (desde la marca dicen que apliques de dos a tres)

-se secan súper rápido: en serio, no tardan nada

-no huele: a mí esto me encanta, esmaltes sin olor

-el top coat no es imprescindible: da más brillo y ayuda a que el color dure más en la uña, pero tampoco me resulta una diferencia abismal, así que si vais con prisas es un plus porque aplicáis una capa menos

-hay que tener un par de precauciones: la primera, que al pintar las uñas no debemos salirnos, y si pintamos l

a piel hay que retirar el esmalte de ella rápido, porque sino al secarse hará que se despegue el resto; la segunda, que no podemos mojarnos las uñas hasta pasada al menos una hora desde la aplicación del esmalte, y si esperáis más tiempo mejor aún; al estar basados en agua, se disuelven, y doy fe de ello. Mi consejo: pintarlas antes de ir a dormir, porque con lo rápido que se seca no quedan marcas de ningún tipo (de esas por presión, ni se despintan ni nada) y así nos aseguramos de que pasa tiempo suficiente sin mojarlas 

-para retirar el esmalte: simplemente, lo despegamos, yo uso un palito de naranjo o unas pinzas, empiezo por una esquina y sale perfecto. Si cuesta, hay que remojar las uñas en agua caliente primero; si tampoco se despega, con alcohol, y si tampoco, entonces no queda otra que un quitaesmaltes normal; yo jamás me he encontrado en esa tesitura, pero por si acaso

-y por último, sí, he probado a aplicarme la base “Secret” y un esmalte de otra marca, y no se despega, así que no merece la pena

Respecto a la duración: a mí las uñas intactas me duran poco, la verdad; pero con estos esmaltes y haciéndome la manicura como he dicho antes (limando los bordes, dejando que seque bien, etc) me ha llegado a durar más de una semana, de hecho es la primera vez que me retiro un esmalte por cambiar ya de color en vez de por tener las uñas mal. Y usando las manos, no os creáis: jardín, teclado, cocina, excursiones, deporte, limpieza, compras… 

En fin, que como veis Little Ondine es una marca que me encanta y que recomiendo mucho, y su precio (que ronda las 11 libras, es decir, unos 12,50€) no me parece caro para nada en relación a la calidad y cantidad de esmalte que viene en el bote. Los venden también en formato “TWINS”, que son dos botes más pequeños pero con los que probar dos colores, y sacan colecciones especiales y sets de regalo con varios tonos a lo largo del año. 

*Por favor, no uses mis fotografías sin mi permiso ¡gracias!

DESODORANTE EN CREMA SIN BICARBONATO DE THE NATURAL DEODORANT CO.

Con este calor el desodorante se convierte en un básico, y hoy os traigo uno en crema que gustará a aquellas pieles más sensibles o que no se llevan bien con el bicarbonato, porque no lleva y lo sustituye por arrurruz y arcilla.

Es de la marca inglesa The Natural Deodorant Co., que nació en 2006 cuando su fundadora, Laurie, se enteró de que la piel abosorbe más del 60% de lo que aplicamos sobre ella, por lo que decidió revisar sus productos cosméticos. Como no encontraba ningún desodorante que la convenciese y oler bien es, como ella dice, una necesidad más que una elección, se lanzó a formularlos ella misma, y así nació The Natural Deodorant Co. Aparte de a la formulación del producto, prestan también atención al envase y la apariencia del desodorante, por lo que viene en un tarro de cristal con tapa de rosca y una etiqueta sencilla pero bonita (en el tarrito que os muestro es menos elaborada que la que sale en su web, que me gusta más, no sé si es que la han cambiado recientemente o que depende del tamaño del tarro).

Lo hay en tres tamaños: 6ml (aprox. 3€), 15ml (aprox. 7€) y 60ml (aprox. 13€) y en varios aromas y formatos:

Los “Clean Deodorant Balm” llevan entre otros ingredientes aceite de coco, manteca de karité, óxido de magnesio y bicarbonato de sodio, y los hay con aroma a limón y geranio, a vainilla y manuka, y a pomelo y menta.

Los “Gentle Deodorant Cream” no tienen bicarbonato de sodio, y llevan óxido de magnesio, bentonita y manteca de karité, y los hay sin aroma o con aroma a mandarina o a vainilla y manuka. A estos pertenece el que os muestro hoy.

Los “Active Deodorant Balm” son la gama más fuerte, con aceite de coco, manteca de karité, y bicarbonato de sodio. Sus aromas son a limón y geranio, naranja y bergamota o cilantro y lima.

Por último, tienen uno específico para hombres, el “Clean Deodorant Balm For Men”, con aceite de coco, manteca de karité y bicarbonato de sodio entre otros ingredientes.

El que tengo yo es el “Gentle Deodorant Cream” de vainilla y manuka, para piel sensible, y su lista completa de ingredientes es la siguiente:

Maranta Arundinacea Root (Arrowroot), Magnesium Oxide, Butyrospermum Parkii (Shea Butter), Cocos Nucifera (Coconut Oil)*, Olea Europaea (Olive) Oil*, Bentonite (Clay), Simmondsia Chinensis Seed Oil (Jojoba Oil), Leptospermum Scoparium (Manuka Oil), Vanilla Planifolia Oil (Vanilla Oil)

* denotes organic ingredient

Esto es:

Polvo de Arrurruz (desodorante, no impide la transpiración pero sí absorbe la humedad), Óxido de Magnesio (absorbente), Manteca de Karité (hidratante y nutritiva), Aceite de Coco* (hidratante), Aceite de Oliva* (nutritivo), Bentonita (arcilla; absorbente), Aceite de Jojoba (hidratante), Aceite de Manuka (antibacteriano y desodorante, aporta aroma), Aceite de Vainilla (antioxidante, aporta aroma)

*orgánico

Se aplica sobre la piel limpia y seca, y la marca dice que es tan suave que es apto para usarse después de rasurarse; yo lo he probado y efectivamente no me irritó ni causó escozor ni nada por el estilo. Respecto a su efectividad, en invierno y primavera me funcionó muy bien, pero ahora estos días que hace mucho calor se me queda corto si hago deporte o me muevo mucho, así que lo estoy usando cuando me quedo en casa. Por otro lado, yo me esperaba que oliese a vainilla, pero a mí me huele más a arcilla, así que en ese aspecto me ha decepcionado un poco porque precisamente elegí ese por el aroma… no sé si los demás olerán más o si pasará sólo con los “Gentle Cream”, pero a mí eso no me ha gustado. Dada su textura, puede derretirse en verano (como de hecho me ha pasado a mí) y solidificarse en invierno, pero es normal.

Este desodorante es vegano y Cruelty-Free, y según ponen en su web apto para embarazadas. 

En definitiva, me gusta que sea tan cuidadoso con la piel y que no tenga bicarbonato (que a muchas personas no les sienta bien) pero en verano se queda corto y me decepcionó el olor. Prefiero el de Soapwalla del que os hablé aquí, y creo que no volvería a comprarlo, aunque dados los tamaños y precios no descarto probar el de la gama “Active Deodorant” porque la marca y los ingredientes sí que me han gustado.

¿Conocíais esta marca? ¿Preferís los desodorantes con o sin bicarbonato? ¡Que paséis un buen día y gracias por leerme!

*Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

GEL DE EQUINÁCEA Y ÁRBOL DE TÉ PARA PIELES CON ACNÉ, LULU&BOO ORGANICS

Hoy quiero hablaros de un gel específico para pieles acneicas de la marca inglesa Lulu&Boo (hablé de su Aceite Limpiador aquí y de su Bálsamo para Pies aquí). Yo sufro acné desde hace años, ahora lo tengo bastante mal porque es hormonal y tipo quístico, y he probado muchos productos que prometen secar el grano, desinfectar, bajar la inflamación… pero que luego o no hacen nada o incluso empeoran el estado de la piel. Este gel en concreto está formulado para controlar los brotes de acné y secar los granos que hayan salido, y tras probarlo en condiciones (voy por mi segundo bote) a mí sí que me funciona, y muy bien además; no me separo de él, porque hace justamente lo que promete: secar, aliviar, bajar la inflamación y mejorar el estado de la piel.

Viene en un tarrito de cristal con dosificador, lo que lo hace muy higiénico, algo realmente importante cuando se tiene acné. Tiene textura en gel, color amarillento y a mí me huele a una mezcla de cítricos y árbol de té, es un olor que puede resultar un poco fuerte pero que a mí no me molesta en absoluto, y además se desvanece al poco de aplicarlo.Se usa sobre la piel limpia y seca, bien a diario o bien si nos sale algún granito en una ocasión puntual. Mi recomendación es aplicarlo por la noche, después de limpiar la piel (y tras aplicar nuestro tónico y crema o sérum y dejar que se absorban bien), porque puede enrojecer la zona. No escuece ni pica ni nada por el estilo (salvo si ya se ha hecho herida, en cuyo caso a veces os puede escocer), aunque hasta que se absorbe notas que llevas el gel ahí, y luego al secarse queda como una película amarilla que no se ve salvo que te mires muy de cerca en el espejo. A la mañana siguiente, el grano está más pequeño y la zona menos inflamada y roja. He notado también que si hay un grano enquistado ayuda a que vaya saliendo con más rapidez y a que se alivie el dolor. 

Estos son sus ingredientes:

Aqua(water), *Aloe barbadensis leaf juice powder, **Glycerine, *Echinacea purpurea (echinacea), *Rosa canina (rosehip) extract, *Hamamelis virginiana (witch hazel) water, *Lavendula angustifolia (lavender oil), *Melaleuca alternifolia (tea-tree oil),*Chamomilla recutita (german chamomile oil), *Leptosperum petersonii (lemon tea-tree oil), Xantham gum, Sodium levulinate, Sodium anisate, potassium sorbate, sodium benzoate, citric acid, Lactic acid, *Cironellol,*D-Limonene, *Geraniol,*Linalool (from essential oils)

*= Organic, **= Organic origin

Made with 94% organic ingredients.

Esto es:

agua (solvente); *aloe vera (regenerante, hidratante, astringente, antibacteriano); **glicerina (previene la sequedad y la descamación de la piel); *equinácea (antiinflamatoria); *extracto de rosa mosqueta (regenerador); *agua de hamamelis o avellano de bruja (astringente, antiinflamatorio, antiséptico); *aceite esencial de lavanda (desinfectante); *aceite esencial de árbol de té (antibacteriano, antifúngico, antiacné, bactericida, desinfectante); *aceite esencial de camomila germana (antiinflamatorio, cicatrizante); *aceite esencial de árbol de té de aroma de limón (antibacteriano); goma xantana (estabilizante); sodium levulinate (conservante, acondicionador); sodium anisate (conservante, antimicrobiano); potassium sorbate (conservante del producto, impidiendo el crecimiento de microorganismos); sodium benzoate (conservante anti hongos); ácido cítrico (conservante, regulador del pH); ácido láctico (regulador del pH); *citronelol (derivado de los aceites esenciales); *d-limonene (derivado de los aceites esenciales); *geraniol (derivado de los aceites esenciales); *linalool (derivado de los aceites esenciales)

*Orgánico   **De origen orgánico

Hecho con un 94% de ingredientes orgánicos

Está certificado por la Soil Association y la Vegan Society, es Cruelty-Free y apto para veganos. Cuesta alrededor de 20€, yo a veces lo he visto a 18€ o a 23€, depende de la tienda, y trae 30ml que cunden bastante, yo lo uso a diario y me ha durado unos cuatro meses. Voy como he dicho por el segundo bote, y cuando se me acabe repetiré, es un producto que recomiendo y con el que estoy muy contenta. 

Luego os hablaré también de otros productos que uso y que también van genial para el acné, pero hay que hacer alguna mezcla y este viene listo para usar, así que creo que es una muy buena opción.

¿Alguien lo ha probado? ¿Algún producto contra el acné que funcione de verdad? ¡Que paséis un buen día y gracias por leerme! 

*Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

SOAPWALLA: DESODORANTE EN CREMA “CITRUS”

El otro día os hablé de los desodorantes en spray de Weleda, y hoy os traigo mi favorito: el desodorante en crema de limón de la marca neoyorkina Soapwalla. Para quienes no la conozcáis, Soapwalla nació en la cocina de Rachel Winard, su fundadora, que empezó a experimentar en su búsqueda de productos que no agravasen la condición en la que se encontraba su piel, muy sensibilizada a causa del lupus (una enfermedad autoinmune crónica que afecta también a la piel). En Soapwalla creen que un producto es bueno si sus ingredientes lo son, de modo que les prestan especial atención, asociándose con pequeños productores locales para conseguir los mejores ingredientes sin comprometer al medio ambiente. Sus principios se basan en crear productos que no sólo sean efectivos, sino también responsables con las personas y con el planeta; los fabrican a mano en pequeñas tandas en Brooklyn, Nueva York, y son veganos, Cruelty-Free, y libres de petroquímicos, parabenos, SLS, sintéticos… Están certificados por PETA y Leaping Bunny.

Los productos más conocidos de Soapwalla son probablemente los desodorantes, pero tienen también jabones, bálsamos labiales, cremas… Yo por ahora he usado sólo este, y me gusta tanto (y la filosofía de la marca también) que no descarto hacerme con algo más, aparte claro está de repetir cuando se me acabe.

La primera vez que lo usé fue también la primera que usaba un desodorante es crema, y no estaba muy segura de si iba a funcionar bien, pero fue amor al primer uso. Lo primero, el olor a limón dulce, casi me huele como a tarta de limón, me encanta y confieso que huelo el bote cada vez que lo uso. Luego la textura, una crema suave que se absorbe al momento y deja la piel de las axilas hidratada pero totalmente a prueba de sudor, no deja ninguna sensación grasa (de hecho ni noto que lo he puesto) pero con su uso tengo las axilas más hidratadas y ya no se me enrojecen (esa piel en mi caso es muy muy sensible). Respecto a su eficacia, yo me lo aplico por las mañanas y me dura todo el día, nunca he tenido que reaplicármelo, ni siquiera ahora con el calor o haciendo deporte, estoy encantada con él porque no tengo que preocuparme del olor o el sudor en todo el día. 

Viene en un botecito de plástico (PET, reciclable) color azul cobalto, con tapa de rosca; a mí me habría encantado que fuera de vidrio, porque los reutilizo y además me parece que los cosméticos en tarro de cristal tienen un toque especial, pero eso es ya cuestión de gustos; por otro lado, al ser un producto que me llevo a todos los viajes, tiene la ventaja de que no me preocupa que se rompa.

Estos son sus ingredientes:

Butyrospermum parkii (Shea) butter*, Zea mays (Corn) starch*+, Helianthus annuus (Sunflower) seed oil*+, Simmondsia chinensis (Jojoba) seed*, Sodium bicarbonate*+, Rosa rubiginosa (Rosehip) seed oil*, Sunflower Lecithin*+, Glycerin*+, Cymbopogon flexuosus (Lemongrass) herb oil*, Kaolin, Tocopherol*+, Citrus aurantium bergamia (bergaptene-free Bergamot) fruit oil*, Citrus aurantifolia (Lime) peel oil – steam distilled, Citrus paradisi (Grapefruit) peel oil, Litsea cubeba (May chang) fruit oil*, Vanilla planifolia (Vanilla) fruit extract.

(*: certified organic, +: food-grade)

Esto es: 

Manteca de Karité* (hidratante y nutritiva); Almidón de Maíz*+ (absorbente); Aceite de Girasol*+ (emoliente); Jojoba* (hidratante y reguladora); Bicarbonato de Sodio*+ (absorbente, desodorante, neutraliza olores); Aceite de Rosa Mosqueta* (regenerador, antiedad); Lecitina de Girasol*+ (emulsionante); Glicerina*+ (previene la sequedad y la descamación de la piel); Aceite Esencial de Lemongrass* (antiséptico, desodorante, fungicida, aporta aroma); Caolín (absorbente, antiséptica y calmante); Tocopherol*+ (Vitamina E); Aceite Esencial de Bergamota sin Furanocumarinas* (no fotosensibilizante; antibacteriano, antiséptico, desodorante, aporta aroma); Aceite Esencial de Lima (destilación por arrastre con vapor; antibateriano, desodorante, aporta aroma); Aceite Esencial de Pomelo (antibateriano, desodorante, aporta aroma); Aceite Esencial de May Chang* (antiséptico, desodorante, aporta aroma); Extracto de Vainilla (antioxidante, aporta aroma)

*Orgánico Certificado

+ Grado Alimentario

Como veis tiene unos ingredientes muy buenos, yo de hecho nunca he tenido la piel de las axilas tan bien como ahora que llevo usándolo casi un año ya. He probado que me funciona en invierno con capas y capas de ropa, en verano con un calor sofocante, mientras hago deporte, haciendo senderismo… Es mi desodorante favorito y uno de mis productos top, a donde voy viene, y aunque lo alterno con otro (en crema también) que me apetecía probar y que está muy bien también (ya os hablaré de él) este me gusta más. 

Usándolo prácticamente diario desde hace casi un año llevo gastado medio bote, así que cunde bastante. Trae 56,7 gramos y cuesta alrededor de 17€; como he dicho, cuando se me gaste lo repondré así que lo recomiendo totalmente. 

¿Habéis probado este desodorante? ¿Qué formato preferís? ¿Alguna recomendación? ¡Qué paséis un buen fin de semana y gracias por leerme!

Por favor, no uses mis fotografías sin mi permiso ¡gracias!

DESODORANTES ES SPRAY “SALVIA” Y “ROSA” DE WELEDA

El desodorante es uno de esos productos que quieres saber que funciona, a todos nos preocupa el olor corporal y más aún ahora en los meses de calor. Yo he hablado con varias personas que piensan que un desodorante orgánico y natural no puede ser efectivo, y nada más lejos de la realidad. Está claro que unos nos funcionarán mejor que otros, pero todos los que he probado han resultado ser muy buenos y cumplir a la prefección su cometido. Los hay además en varios formatos (mi favorito es el tipo crema, os hablaré de un par de ellos en otro post) pero estos en spray fueron los primeros que probé y me gustan mucho también. Ahora que con el calor los desodorantes se convierten en un producto más necesario aún, voy a iros hablando de los que yo he probado, empezando por estos en spray de la marca Weleda.

Weleda nació en 1921 en una pequeña farmacia, y se ha convertido en una compañía global líder en el sector de la cosmética natural y responsable. Se basa en siete principios básicos que resumen y fundamentan su filosofía: trato justo y equitativo a clientes, socios y proveedores; espíritu de colaboración; calidad integral; combinación de ciencias naturales y espirituales; estrictas normas de protección medioambiental; y prácticas empresariales éticas.

Yo he usado el de salvia y el de rosa, pero tenéis también el de cítricos (citrus). Ambos vienen en botellas de cristal transparente con vaporizador, y traen 100ml que cunden bastante. Huelen de maravilla los dos: el de rosas es súper femenino, con un toque de rosas claro, y el de salvia, aunque lo ponen como el más indicado para hombres, tiene un aroma fresco que me encanta y me resulta hasta relajante.

Estos son sus ingredientes: 

El de Rosa:

Alcohol, Water, Triethyl Citrate, Sodium Lauroyl Lactylate, Rosa Damascena Extract, Rosa Moschata Leaf Extract, Ammonium Glycyrrhizate, Glycerin, Fragrance,  Limonene,  Linalool,  Citronellol,  Benzyl Alcohol, Benzyl Benzoate,  Benzyl Salicylate,  Geraniol,  Citral,  Eugenol,  Farnesol

Esto es:

Alcohol (alcohol de calidad biológica obtenido por fermentación de azúcares, y su concentración es inocua para la piel y además no penetra en ella al ser volátil; es desinfectante y se usa para mejorar la consistencia del producto); Agua (disolvente); Trietil Citrato (agente desodorizante de origen natural, evita el mal olor); Lauroil Lactilato Sódico (emulsionante vegetal, tiene propiedades antimicrobianas); Extracto de Rosa Damascena (obtenido de los pétalos de rosa, aporta aroma); Extracto de Hojas de Rosa Mosqueta (estas hojas contienen taninos y aceites esenciales, tienen efecto astringente y tonificante, revitalizan la piel); Glicirrizato de Amonio (extracto de la raíz del regaliz, aromatiza y regula el pH); Glicerina (de origen vegetal, proporciona humedad, protege la piel y es estabilizante); Fragancia (a base de una mezcla de aceites esenciales naturales); Limoneno (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Linalool (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Citronelol (derivado de los aceites esenciales); Alcohol Bencílico (derivado de los aceites esenciales); Bencil Salicilato (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Aceites Esenciales Naturales (importan aroma); Citral (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Eugenol (ingrediente proveniente de los aceites esenciales), Farnesol (derivado de los aceites esenciales)

El de Salvia:

Alcohol, Water, Triethyl Citrate, Fragrance, Sodium Lauroyl Lactylate, Salvia Officinalis Oil, Ammonium Glycyrrhizate, Limonene,  Linalool,  Benzyl Benzoate,  Geraniol,  Coumarin

Esto es: 

Alcohol (alcohol de calidad biológica obtenido por fermentación de azúcares, y su concentración es inocua para la piel y además no penetra en ella al ser volátil; es desinfectante y se usa para mejorar la consistencia del producto); Agua (disolvente); Trietil Citrato (agente desodorizante de origen natural, evita el mal olor); Fragancia (a base de una mezcla de aceites esenciales naturales); Lauroil Lactilato Sódico (emulsionante vegetal, tiene propiedades antimicrobianas); Aceite Esencial de Salvia (aporta aroma); Glicirrizato de Amonio (extracto de la raíz del regaliz, aromatiza y regula el pH); Limoneno (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Linalool (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Bencil Benzoato (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Aceites Esenciales Naturales (aportan aroma); Cumarina (ingrediente proveniente de los aceites esenciales)

Ninguno contiene antitranspirantes ni sales de aluminio, y aunque ver alcohol como primer ingrediente puede echar para atrás, a mí que tengo la piel sensible en las axilas no me han irritado, enrojecido ni nada por el estilo; dicho esto, si un día tengo la piel especialmente sensible no los utilizo. Recordad que no deben aplicarse tras la depilación ni si tenemos la piel irritada, si tenéis dudas os recomiendo que primero los probéis. 

Yo los llevo usando ya un año; al principio el formato spray me resultaba muy cómodo, pero ahora me he acostumbrado a usar desodorantes en crema así que depende del gusto de cada uno. Respecto a su eficacia, a mí sí me funcionan bastante bien, eliminan el olor y me dura el efecto casi todo el día, pero en verano tengo que reaplicarlos, así que me gustan más en invierno. Además, con el calor tiendo a tener la piel de las axilas más sensible y prefiero usar otros más hidratantes.

Su precio es de unos 13€ el de rosa y 12€ el e salvia, pero hay distintas webs con ofertas variadas en internet. 

Son aptos para veganos, Cruelty-Free, certificados por Natrue y libres de conservantes, colorantes, perfumes sintéticos y sustancias de origen petroquímico.

¿Habéis usado estos desodorantes? ¿Qué os han parecido? ¡Qué paséis un buen día y gracias por leerme!

Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!