CREMA CORPORAL REAFIRMANTE DETOX FRESHLY COSMETICS ¿FUNCIONA?

Sé que a estas alturas del año no estaréis pensando precisamente en este tipo de cremas, que aunque técnicamente deberíamos aplicar durante todo el año para ver resultados, aparecen en nuestras mentes a la vez que el calor y los bañadores; tanto que me planteé dejar la review para el verano que viene.

Yo me la compré precisamente en verano; antes había utilizado el aceite anticelulítico de abedul de la marca Weledacon unos resultados bastante buenos, pero es más engorroso de usar y me apetecía una textura más ligera, así que al final me decidí por esta. Freshly es una marca muy conocida con un montón de fans, y esta crema tiene un aluvión de opiniones favorables, pero yo no la había probado todavía. Es cruelty-free, certificada por bio.inspecta  (norma BioVidaSana) y es apta para veganos; este envase en concreto es de aluminio, menos el dosificador que es de plástico. Trae 250ml, cuesta 26€ y una vez abierta dura 6 meses, pero a mí se me acabó bastante antes.

Sus ingredientes son agua; aceite de almendras dulces, de girasol, de germen de trigo y de soja; glicerina vegetal; emolientes de origen vegetal; perfume a base de aceites esenciales; proteína de trigo hidrolizada; cafeína; extractos de café, pomelo, jengibre (único ingrediente de cultivo ecológico), alga fucus, hamamelis, pepino y centella asiática; lecitina; vitamina E; ácidos grasos de origen vegetal; escualano vegetal; conservantes suaves (naturales o aprobados por EcoCert); goma xantana; y linalool, citral y limonene procedentes de los aceites esenciales. Es un listado más largo de lo que suele gustarme y para mí la gran pega es que sólo un ingrediente, el extracto de jengibre, es de cultivo ecológico, y me gustaría que más lo fueran.

Promete hidratar, suavizar y reafirmar la piel, favoreciendo además los procesos de eliminación de grasas y toxinas.

Yo la he aplicado con movimientos circulares y ascendentes hasta su total absorción, como indican, todos los días mañana y noche, y si bien el olor y la textura me gustan, no he notado el efecto reafirmante. Sí que deja la piel hidratada y además es fresquita, ideal si hace calor, pero tras gastar el bote entero no noté ninguna diferencia en mi piel. Es cierto que no tengo celulitis especialmente visible, así que en eso no sé si ayudará algo, pero en mi caso sirvió de hidratante y nada más, así que no la volvería a comprar aunque no descarto probar algo más de la marca.

No creo que compre ningún producto reafirmante ni anticelulítico más por ahora, me parece que he probado ya suficientes y que no son imprescindibles, así que el próximo me lo haré yo misma y ya veremos. Creo que es importante recordar que para conseguir resultados reales en la apariencia y firmeza de la piel, mejora de la celulitis, etc, lo importante no es una crema sino el estilo de vida que llevamos: lo que comemos, lo que nos movemos… y por supuesto sin olvidar que es algo que sufrimos todas las mujeres en mayor o menor medida, y que obsesionarnos con ello no va a solucionar nada. Yo solía preocuparme mucho por cómo se verían mis muslos en verano, y al final en vez de disfrutar puedes acabar pasándolo mal. Lo importante es sentirnos bien con nosotras mismas, aceptarnos y tratar de llevar una vida lo más sana posible.

¡Un abrazo y a valorarnos más, que ya toca!

LECHE CORPORAL PARA TODO TIPO DE PIELES “BEYOND ORGANIC BODY LOTION FOR NURTURING SKIN”, DE ILA SPA

Hoy os traigo una hidratante corporal de una marca muy conocida que tenía muchísimas ganas de probar, Ila-Spa. “Ila” significa “Madre Tierra” en sánscrito antiguo, y su creadora, Denise Leicester, quería crear una firma de cosmética orgánica que fuera más allá del cuidado de la piel, aportando beneficios emocionales a través del tacto y el olfato, y adaptando los principios holísticos con un enfoque más contemporáneo. Todos los productos de Ila-Spa están elaborados a mano de forma sostenible, con ingredientes orgánicos de la mayor pureza posible, y fruto de un proceso de elaboración cuidado al detalle que combina naturaleza y ética con investigación. No usan fragancias sintéticas y no testan en animales, y los envases se fabrican con material reciclado. 

Esta leche corporal lleva aceites de albaricoque y geranio de olor, es ligera y se extiende bien, aunque hay que masajearla para que se absorba del todo. Su olor para mí es bastante herbáceo y con un toque de incienso (lleva aceite de pachulí), si habéis olido el geranio de olor recuerda en parte a ese aroma, pero tiene un punto que casi me resulta masculino, no sé cómo definirlo. Es un olor que me  parece relajante pero a la vez no es de mis favoritos, no sé; permanece en la piel después de aplicar la crema, así que si os gustan los aromas florales o más dulces no os la recomiendo.

Estos son sus ingredientes:

Aqua, Rosa Damascena Flower Water, Prunus Armeniaca (Apricot) Kernel Oil, Butyrospermum Parkii (Shea Butter), Candelilla/Jojoba/Rice Bran Polyglyceryl-3 Esters & Glyceryl Stearate & Cetearyl Alcohol & Sodium Stearoyl Lactylate, Arachidyl alcohol & behenyl alcohol & arachidyl glucoside, Glycerin, Vetiveria Zizanoides Root Oil, Citrus Aurantium Amara (Bitter Orange) Peel Oil, p-Anisic Acid, Glyceryl Caprylate, Tocopherol, Xanthan Gum, Pogostemon Cablin Oil, Pelargonium graveolens Flower Oil, Linalool*, Limonene*, Geraniol*, Citral*, Citronellol* (*Allergens)

Esto es: Agua (solvente); Agua de Rosa Damascena (relajante, antiinflamatoria, aroma); Aceite de Albaricoque (hidratante, rico en ácidos grasos insaturados); Manteca de Karité (hidratante y nutritiva); candelilla/jojoba/rice bran polyglyceryl-3 esters (estabilizadores y emulsificantes), glyceryl stearate (emoliente y emulsionante), cetearyl alcohol (emoliente, texturizante), sodium stearoyl lactylate (emulsificante, texturizante); arachidyl alcohol (espesante y emoliente), behenyl alcohol (espesante), arachidyl glucoside (surfactante); Glicerina (previene la sequedad y la descamación de la piel); Aceite de Vetiver (aroma); Aceite de Naranja Amarga (aroma); p-Anisic Acid (conservante); Glyceryl Caprylate (emoliente y emulsificante); Tocopherol (Vitamina E); Goma Xantana (aglutinante y estabilizadora); Aceite de Pachulí (aroma); Aceite de Geranio de Olor (aroma); Linalool, Limonene, Geraniol, Citral y Citronellol (derivados de los aceites esenciales; aroma)

Este INCI es un poco complejo, yo cuando lo vi no me enteraba de nada y eso no me gustó; ahora que he buscado los ingredientes he de decir que personalmente no me apasiona. Además, algunos de ellos pueden ser derivados de origen vegetal (como de hecho especifican en “candelilla/jojoba/rice bran polyglyceryl-3 esters, glyceryl stearate, cetearyl alcohol, sodium stearoyl lactylate”) o de origen animal, y la marca no tiene esta crema entre sus productos veganos, así que les he mandado un correo a ver si me aclaran las dudas; cuando me respondan editaré el post para añadir lo que me digan.

La crema en sí hidrata bien y se desliza sobre la piel al aplicarla, tiene un aroma relajante y a mí me ha gustado, pero por ese detalle de los ingredientes creo que no volvería a comprarla, prefiero otras con una composición más simple. 

Hay dos tamaños, de 300ml (18,90€) y de 150ml (unos 10€). Yo tengo el pequeño, lo compré porque tenía muchas ganas de probar la marca, y añadí también un champú y acondicionador en el mismo tamaño de los que estoy preparando post.

¿Lo habéis probado? ¿Os gusta Ila Spa y la cosmética tan sensorial como la suya? ¡Qué paséis un buen día y gracias por leerme!

Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

BÁLSAMO PARA PIES CON MELISA Y MALVAVISCO, DE LULU&BOO

Ahora que hace ya calor y empezamos a usar sandalias, nos acordamos de que deberíamos haber cuidado más nuestros pies bajo los calcetines del invierno, y el producto del que os hablo hoy es ideal para eso. Se trata de un bálsamo súper hidratante para los pies de una de mis marcas favoritas, Lulu&Boo (os hablé de su aceite limpiador en este post). Lo he usado a lo largo del invierno y estoy terminándolo ahora, me queda apenas para un par de veces más, y os adelanto que me ha gustado muchísimo.

Viene en un tarrito de cristal (otro detalle que me encanta de Lulu&Boo porque después reutilizo todos sus envases) con tapa de rosca, y trae 35 gramos. Al principio me pareció poca cantidad, pero luego me ha durado bastante porque no lo uso a diario y cunde mucho. Tiene una textura densa y suave a la vez, parece que no se va a absorber bien pero para nada, se absorbe perfectamente y no deja residuos. Además, aunque tiene un color amarillento en el bote, en realidad es transparente, así que al extenderlo sólo deja la piel brillante y muy hidratada.

Estos son sus ingredientes: 

Butyrospermum parkii (shea) butter*, Olea europaea (olive) oil*, Ricinus communis (castor) oil*, Lecithin, Melissa officinalis (lemon balm) extract*, Glycerine**, Aqua (water), Tocopherol (Vitamin E)*, Althea officinalis (marshmallow) extract*, Rosmarinus officinalis (rosemary) extract*, Helianthus annuus (sunflower) oil*, Melaleuca alternifolia (tea-tree oil)*, Citrus limonum (lemon oil)*, potassium sorbate, sodium benzoate, citric acid, Citral, D-limonene*, Linalool* (from essential oils)

*Organic

**Organic Origin

Esto es: Manteca de Karité (hidratante y nutritiva); Aceite de Oliva (hidratante y nutritivo); Aceite de Ricino (hidratante); Lecitina (de origen vegetal, emoliente); Extracto de Melisa o Hierba Limón (tónico y relajante, aporta aroma); Glicerina (humectante, previene la sequedad de la piel); Agua (solvente); Tocoferol (Vitamina E, antioxidante); Extracto de Malvavisco, Bismalva o Hierba Cañamera (emoliente); Extrato de Romero (antimicrobiano, aporta fragancia); Aceite de Girasol (emoliente); Aceite de Árbol del Té (antiséptico, antifúngico, antibacteriano, aporta fragancia); Aceite de Limón (antiséptico, antifúngico,  antioxidante, aporta fragancia); Potassium Sorbate (conservante, fungicida, bactericida); Sodium Benzoate (conservante, fungicida); Ácido Cítrico (conservante, regulador del pH); Citral (derivado de aceites esenciales, aroma a limón); D-limonene (derivado de aceites esenciales, aroma cítrico); Linalool (derivado de aceites esenciales, aporta fragancia).

Es Cruelty-Free, está certificado por la Soil Association y por la Vegan Society, y es 100% natural y crudo.

Yo lo he usado como os decía a lo largo del invierno y ahora con el buen tiempo, y me deja los pies suaves e hidratados, y además relajados; les doy un pequeño masaje y quedan como nuevos. El aroma es a limón mezclado con hierbas, tiene un toque como amaderado, para mí huele sobre todo a melisa, me resulta muy agradable y relajante, creo que es de mis aromas favoritos en un producto, aunque si os gustan florales o dulces no os apasionará. Lo he usado después de rutas de senderismo invernal con los pies doloridos y me los alivió e hidrató, y ahora con este calor por la noche y me los relaja.

Una vez que tenía fatal las manos por el frío lo probé y funciona muy bien también, pero sí que es cierto que está pensado para los pies con ese aroma y esos ingredientes hidratantes, fungicidas y relajantes. Desde la marca lo recomiendan si tienes pie de atleta, pero como yo no tengo no os puedo decir si es efectivo. 

Como curiosidad, el malvavisco es una planta con cuyas raíces se elaboraba un dulce, que derivó en el actual (cuyo ingrediente mayoritario es por supuesto azúcar), pero si buscáis en internet podéis encontrar recetas para elaborarlos con la raíz de esta planta.

En resumen, es un producto que me encanta y que compraré de nuevo de cara al verano, yo lo compré en la tienda online de Lulu&Boo, a Inglaterra, porque no lo encontraba aquí, y me llegó sin problemas. Su precio es de unos 13€.

¿Qué usáis para mantener los pies bien hidratados? ¿Conocíais este bálsamo? ¡Buen fin de semana y gracias por leerme!

*por favor no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!