PALETA “PRETTY NAKED II” DE 100% PURE, PERFECTA PARA EL DÍA A DÍA

©The Lost Dragonfly. Todos los derechos reservados

Las paletas son uno de esos productos que entran por los ojos de lo bonitas que son, y que resultan prácticas y versátiles al llevar varios tonos (o productos, como este caso) en un mismo estuche. Para mí el mayor problema es cuando en una misma paleta hay colores que me encantan y otros que nunca me pondría, así que me debato entre comprarla por los tonos que sí me gustan o dejarla por los que no usaré… o al menos eso me pasaba, porque desde que aposté por la cosmética natural sólo me he comprado una (fuerza de voluntad a tope) y es esta que os enseño hoy, de la marca estadounidense 100% Pure y que lleva tres sombras de ojos, un colorete y un iluminador en tonos neutros con mezcla de mates (el colorete)  y brillantes.

©The Lost Dragonfly. Todos los derechos reservados

Yo la uso a diario para looks más suaves, pero como trae un tono más oscuro permite usarla también los días que queramos más intensidad en la mirada. El iluminador es sutil pero se nota, y el colorete es de los que dejan buena cara al momento, al principio pensé que era un tono un poco apagado para mi gusto pero ahora es mi favorito.

Trae:

-tres sombras de ojos: “beam” (nude muy clarito con destellos dorados), “splendor” (marrón medio con sutil brillo dorado) y “vivid” (el más oscuro, marrón carbón con destellos rubí)

-un colorete mate rosa melocotón, “afterglow”

-un iluminador de sutil brillo perlado, “illume”

Todos son suaves y se deslizan muy bien sobre la piel, con y sin base de maquillaje. Son un poco polvorientos, pero con sacudir el exceso de la brocha antes de aplicarlos basta, y no caen a la zona de la ojera. No se mueven en todo el día, al menos en mi párpado, y se retiran perfectamente al desmaquillarse. El colorete y el iluminador sí que van perdiendo un poquito de intensidad conforme pasan las horas, en mi caso el iluminador más que el colorete, pero se siguen notando al final del día (otros que he probado desaparecen por completo de mi piel).

Pero lo mejor de esta paleta son sus ingredientes: aceites de rosa y de aguacate, manteca de cacao, almidón de arroz, mica, vitaminas C y E, y lo mejor, pigmentos a base de extractos vegetales: granada, arándano, fresa, frambuesa, cereza, albaricoque, melocotón, uva cabernet, camomila, bayas de goji, rosa, cacao, vainilla, mora, café, papaya, tomate, té negro o açai… Impresionante, ¿no? Y además es vegana…

En resumen, para mí es la paleta perfecta: tres sombras de ojos muy versátiles que permiten todo tipo de looks, un colorete efecto buena cara y un iluminador sutil pero visible, y todo con una formulación impecable y en un envase bonito (yo es que soy muy de tonos rosas). La he usado a lo largo de todo el invierno y a diario ahora en primavera, y cerque en verano le sacaré también mucho partido. ¿Alguna fan más por aquí?

Os dejo los swatches a continuación ¡espero que os haya gustado tanto como a mí!

¿Usáis esta o alguna de las otras paletas de la marca?¡Gracias por leerme y que paséis un buen fin de semana!

BIENVENIDOS DE NUEVO

¡Hola! Después de un parón por temas personales que me impidieron retomar el blog el pasado invierno, parece que la primavera lo renueva todo y no hay mejor momento para recargar las pilas y la ilusión y volver a escribir, esta vez sin interrupciones, con energías renovadas y muchas ganas de compartir, aprender y crecer.

Y aunque tenéis un poco de información sobre mí en el perfil, aprovecho para presentarme mejor: me llamo Loreto, y me interesé por la cosmética natural hace unos años, cuando aprendí lo que eran los cosméticos cruelty-free y empecé a buscar información. A partir de ahí me enganché cada vez más y ahora combino productos comprados con otros que elaboro yo misma, por eso en el blog hay una mezcla de ambos. He realizado cursos de formación en cosmética natural y sigo aprendiendo todo lo que puedo, disfrutando mucho el proceso y descubriendo cosas nuevas cada día. ¿Qué más? Me encanta la fotografía, leer, salir al campo y escuchar la lluvia; soy vegetariana-casi-vegana y me acabo de aficionar a las acuarelas, y espero que encontréis algo que os guste u os resulte útil en este rincón 🙂

¡Gracias y bienvenidos de nuevo!

DIY: EXFOLIANTES LABIALES DE CANELA Y VAINILLA

Ahora que estamos ya en época de frío y el ambiente está más seco con viento y calefacciones, los labios necesitan un extra de cuidados. Si además soléis llevarlos pintados como yo, otra razón más para tenerlos lisos y bien nutridos. Como sólo con hidratarlos no suele bastar, hoy os muestro cómo elaborar

vuestro propio exfoliante labial con sabor. Podéis hacer el de canela o el de vainilla o bien hacer un poco de cada uno y mezclarlos, vainilla+canela es un sabor dulce y muy otoñal.

Las medidas que os pongo dan para una cantidad generosa de producto, para que os hagáis una idea, os saldrá la misma cantidad que el azúcar que pongáis; en función de esto podéis reducir a la mitad o duplicar si lo hacéis para más personas.

Para usarlo, cogemos un poquito con los dedos y lo aplicamos sobre los labios con movimientos circulares, sin presionar, que esta zona es muy delicada. Enjuagamos con agua templada (¡aunque den ganas de chuparlo!) y secamos a toquecitos con una toalla. A continuación os recomiendo aplicar un bálsamo labial muy nutritivo; yo lo uso por las noches y así puedo dejar actuar el bálsamo mientras duermo, aunque puede usarse también por la mañana sin problema; en este caso dejad el bálsamo actuar el mayor tiempo posible o usad un labial súper hidratante.

Una cosa más, si tenéis heriditas o los labios agrietados esperad antes de usar cualquier exfoliante, esta piel es muy fina y delicada y podríais agravar el problema.

Ingredientes para el Exfoliante Labial de Canela:

-2 cucharadas (tbsp) de azúcar blanco, que es más finita, aunque podéis usar moreno si preferís y es de grano fino

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de oliva

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de coco

-1/2 cucharadita (tsp) de canela molida, pero si preferís podéis poner una pizca o al gusto; a mí personalmente 1/2 cucharadita me parece la cantidad perfecta, más es demasiado

Ingredientes para el Exfoliante Labial de Vainilla:

-2 cucharadas (tbsp) de azúcar blanco, que es más finita, aunque podéis usar moreno si preferís y es de grano fino

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de oliva

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de coco

-1/2 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla, o al gusto la cantidad que prefiráis

Elaboración: 

Si el aceite de coco está solidificado (lo normal ahora con el frío) hay que derretirlo primero; yo lo hice a intervalos muy cortitos en el microondas pero también puede ser al baño maría. En un cuenco, mezclamos el azúcar con los dos aceites, luego añadimos la canela o el extracto de vainilla y mezclamos de nuevo hasta que esté todo bien integrado. Quedarán con textura arenosa suave, el de canela color marrón y el de vainilla más amarillo. Lo pasamos a un tarro con tapa ¡y listo!

Yo hice una variante sólo con aceite de oliva, y en el caso de la canela apenas notaba el regusto del aceite (depende de lo fuerte que sea el sabor del que tengáis claro) pero con la vainilla tuve que añadir más extracto, aunque al final no se notaba tampoco.

Una vez hecho, almacenad el tarro donde no le dé el sol directamente y usadlo en un mes. Si un día notáis que ha cambiado el olor o el color de repente, y lleva ya unos días almacenado, mejor tiradlo y haced uno nuevo, aunque a mí no me ha pasado nunca está de más.

Como veis los exfoliantes labiales son súper fáciles de hacer y muy efectivos, ¡espero que os gusten y que os animéis a probarlos!

 

DESODORANTE EN CREMA SIN BICARBONATO DE THE NATURAL DEODORANT CO.

Con este calor el desodorante se convierte en un básico, y hoy os traigo uno en crema que gustará a aquellas pieles más sensibles o que no se llevan bien con el bicarbonato, porque no lleva y lo sustituye por arrurruz y arcilla.

Es de la marca inglesa The Natural Deodorant Co., que nació en 2006 cuando su fundadora, Laurie, se enteró de que la piel abosorbe más del 60% de lo que aplicamos sobre ella, por lo que decidió revisar sus productos cosméticos. Como no encontraba ningún desodorante que la convenciese y oler bien es, como ella dice, una necesidad más que una elección, se lanzó a formularlos ella misma, y así nació The Natural Deodorant Co. Aparte de a la formulación del producto, prestan también atención al envase y la apariencia del desodorante, por lo que viene en un tarro de cristal con tapa de rosca y una etiqueta sencilla pero bonita (en el tarrito que os muestro es menos elaborada que la que sale en su web, que me gusta más, no sé si es que la han cambiado recientemente o que depende del tamaño del tarro).

Lo hay en tres tamaños: 6ml (aprox. 3€), 15ml (aprox. 7€) y 60ml (aprox. 13€) y en varios aromas y formatos:

Los “Clean Deodorant Balm” llevan entre otros ingredientes aceite de coco, manteca de karité, óxido de magnesio y bicarbonato de sodio, y los hay con aroma a limón y geranio, a vainilla y manuka, y a pomelo y menta.

Los “Gentle Deodorant Cream” no tienen bicarbonato de sodio, y llevan óxido de magnesio, bentonita y manteca de karité, y los hay sin aroma o con aroma a mandarina o a vainilla y manuka. A estos pertenece el que os muestro hoy.

Los “Active Deodorant Balm” son la gama más fuerte, con aceite de coco, manteca de karité, y bicarbonato de sodio. Sus aromas son a limón y geranio, naranja y bergamota o cilantro y lima.

Por último, tienen uno específico para hombres, el “Clean Deodorant Balm For Men”, con aceite de coco, manteca de karité y bicarbonato de sodio entre otros ingredientes.

El que tengo yo es el “Gentle Deodorant Cream” de vainilla y manuka, para piel sensible, y su lista completa de ingredientes es la siguiente:

Maranta Arundinacea Root (Arrowroot), Magnesium Oxide, Butyrospermum Parkii (Shea Butter), Cocos Nucifera (Coconut Oil)*, Olea Europaea (Olive) Oil*, Bentonite (Clay), Simmondsia Chinensis Seed Oil (Jojoba Oil), Leptospermum Scoparium (Manuka Oil), Vanilla Planifolia Oil (Vanilla Oil)

* denotes organic ingredient

Esto es:

Polvo de Arrurruz (desodorante, no impide la transpiración pero sí absorbe la humedad), Óxido de Magnesio (absorbente), Manteca de Karité (hidratante y nutritiva), Aceite de Coco* (hidratante), Aceite de Oliva* (nutritivo), Bentonita (arcilla; absorbente), Aceite de Jojoba (hidratante), Aceite de Manuka (antibacteriano y desodorante, aporta aroma), Aceite de Vainilla (antioxidante, aporta aroma)

*orgánico

Se aplica sobre la piel limpia y seca, y la marca dice que es tan suave que es apto para usarse después de rasurarse; yo lo he probado y efectivamente no me irritó ni causó escozor ni nada por el estilo. Respecto a su efectividad, en invierno y primavera me funcionó muy bien, pero ahora estos días que hace mucho calor se me queda corto si hago deporte o me muevo mucho, así que lo estoy usando cuando me quedo en casa. Por otro lado, yo me esperaba que oliese a vainilla, pero a mí me huele más a arcilla, así que en ese aspecto me ha decepcionado un poco porque precisamente elegí ese por el aroma… no sé si los demás olerán más o si pasará sólo con los “Gentle Cream”, pero a mí eso no me ha gustado. Dada su textura, puede derretirse en verano (como de hecho me ha pasado a mí) y solidificarse en invierno, pero es normal.

Este desodorante es vegano y Cruelty-Free, y según ponen en su web apto para embarazadas. 

En definitiva, me gusta que sea tan cuidadoso con la piel y que no tenga bicarbonato (que a muchas personas no les sienta bien) pero en verano se queda corto y me decepcionó el olor. Prefiero el de Soapwalla del que os hablé aquí, y creo que no volvería a comprarlo, aunque dados los tamaños y precios no descarto probar el de la gama “Active Deodorant” porque la marca y los ingredientes sí que me han gustado.

¿Conocíais esta marca? ¿Preferís los desodorantes con o sin bicarbonato? ¡Que paséis un buen día y gracias por leerme!

*Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

DESODORANTES ES SPRAY “SALVIA” Y “ROSA” DE WELEDA

El desodorante es uno de esos productos que quieres saber que funciona, a todos nos preocupa el olor corporal y más aún ahora en los meses de calor. Yo he hablado con varias personas que piensan que un desodorante orgánico y natural no puede ser efectivo, y nada más lejos de la realidad. Está claro que unos nos funcionarán mejor que otros, pero todos los que he probado han resultado ser muy buenos y cumplir a la prefección su cometido. Los hay además en varios formatos (mi favorito es el tipo crema, os hablaré de un par de ellos en otro post) pero estos en spray fueron los primeros que probé y me gustan mucho también. Ahora que con el calor los desodorantes se convierten en un producto más necesario aún, voy a iros hablando de los que yo he probado, empezando por estos en spray de la marca Weleda.

Weleda nació en 1921 en una pequeña farmacia, y se ha convertido en una compañía global líder en el sector de la cosmética natural y responsable. Se basa en siete principios básicos que resumen y fundamentan su filosofía: trato justo y equitativo a clientes, socios y proveedores; espíritu de colaboración; calidad integral; combinación de ciencias naturales y espirituales; estrictas normas de protección medioambiental; y prácticas empresariales éticas.

Yo he usado el de salvia y el de rosa, pero tenéis también el de cítricos (citrus). Ambos vienen en botellas de cristal transparente con vaporizador, y traen 100ml que cunden bastante. Huelen de maravilla los dos: el de rosas es súper femenino, con un toque de rosas claro, y el de salvia, aunque lo ponen como el más indicado para hombres, tiene un aroma fresco que me encanta y me resulta hasta relajante.

Estos son sus ingredientes: 

El de Rosa:

Alcohol, Water, Triethyl Citrate, Sodium Lauroyl Lactylate, Rosa Damascena Extract, Rosa Moschata Leaf Extract, Ammonium Glycyrrhizate, Glycerin, Fragrance,  Limonene,  Linalool,  Citronellol,  Benzyl Alcohol, Benzyl Benzoate,  Benzyl Salicylate,  Geraniol,  Citral,  Eugenol,  Farnesol

Esto es:

Alcohol (alcohol de calidad biológica obtenido por fermentación de azúcares, y su concentración es inocua para la piel y además no penetra en ella al ser volátil; es desinfectante y se usa para mejorar la consistencia del producto); Agua (disolvente); Trietil Citrato (agente desodorizante de origen natural, evita el mal olor); Lauroil Lactilato Sódico (emulsionante vegetal, tiene propiedades antimicrobianas); Extracto de Rosa Damascena (obtenido de los pétalos de rosa, aporta aroma); Extracto de Hojas de Rosa Mosqueta (estas hojas contienen taninos y aceites esenciales, tienen efecto astringente y tonificante, revitalizan la piel); Glicirrizato de Amonio (extracto de la raíz del regaliz, aromatiza y regula el pH); Glicerina (de origen vegetal, proporciona humedad, protege la piel y es estabilizante); Fragancia (a base de una mezcla de aceites esenciales naturales); Limoneno (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Linalool (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Citronelol (derivado de los aceites esenciales); Alcohol Bencílico (derivado de los aceites esenciales); Bencil Salicilato (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Aceites Esenciales Naturales (importan aroma); Citral (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Eugenol (ingrediente proveniente de los aceites esenciales), Farnesol (derivado de los aceites esenciales)

El de Salvia:

Alcohol, Water, Triethyl Citrate, Fragrance, Sodium Lauroyl Lactylate, Salvia Officinalis Oil, Ammonium Glycyrrhizate, Limonene,  Linalool,  Benzyl Benzoate,  Geraniol,  Coumarin

Esto es: 

Alcohol (alcohol de calidad biológica obtenido por fermentación de azúcares, y su concentración es inocua para la piel y además no penetra en ella al ser volátil; es desinfectante y se usa para mejorar la consistencia del producto); Agua (disolvente); Trietil Citrato (agente desodorizante de origen natural, evita el mal olor); Fragancia (a base de una mezcla de aceites esenciales naturales); Lauroil Lactilato Sódico (emulsionante vegetal, tiene propiedades antimicrobianas); Aceite Esencial de Salvia (aporta aroma); Glicirrizato de Amonio (extracto de la raíz del regaliz, aromatiza y regula el pH); Limoneno (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Linalool (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Bencil Benzoato (ingrediente proveniente de los aceites esenciales); Aceites Esenciales Naturales (aportan aroma); Cumarina (ingrediente proveniente de los aceites esenciales)

Ninguno contiene antitranspirantes ni sales de aluminio, y aunque ver alcohol como primer ingrediente puede echar para atrás, a mí que tengo la piel sensible en las axilas no me han irritado, enrojecido ni nada por el estilo; dicho esto, si un día tengo la piel especialmente sensible no los utilizo. Recordad que no deben aplicarse tras la depilación ni si tenemos la piel irritada, si tenéis dudas os recomiendo que primero los probéis. 

Yo los llevo usando ya un año; al principio el formato spray me resultaba muy cómodo, pero ahora me he acostumbrado a usar desodorantes en crema así que depende del gusto de cada uno. Respecto a su eficacia, a mí sí me funcionan bastante bien, eliminan el olor y me dura el efecto casi todo el día, pero en verano tengo que reaplicarlos, así que me gustan más en invierno. Además, con el calor tiendo a tener la piel de las axilas más sensible y prefiero usar otros más hidratantes.

Su precio es de unos 13€ el de rosa y 12€ el e salvia, pero hay distintas webs con ofertas variadas en internet. 

Son aptos para veganos, Cruelty-Free, certificados por Natrue y libres de conservantes, colorantes, perfumes sintéticos y sustancias de origen petroquímico.

¿Habéis usado estos desodorantes? ¿Qué os han parecido? ¡Qué paséis un buen día y gracias por leerme!

Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

BÁLSAMO PARA PIES CON MELISA Y MALVAVISCO, DE LULU&BOO

Ahora que hace ya calor y empezamos a usar sandalias, nos acordamos de que deberíamos haber cuidado más nuestros pies bajo los calcetines del invierno, y el producto del que os hablo hoy es ideal para eso. Se trata de un bálsamo súper hidratante para los pies de una de mis marcas favoritas, Lulu&Boo (os hablé de su aceite limpiador en este post). Lo he usado a lo largo del invierno y estoy terminándolo ahora, me queda apenas para un par de veces más, y os adelanto que me ha gustado muchísimo.

Viene en un tarrito de cristal (otro detalle que me encanta de Lulu&Boo porque después reutilizo todos sus envases) con tapa de rosca, y trae 35 gramos. Al principio me pareció poca cantidad, pero luego me ha durado bastante porque no lo uso a diario y cunde mucho. Tiene una textura densa y suave a la vez, parece que no se va a absorber bien pero para nada, se absorbe perfectamente y no deja residuos. Además, aunque tiene un color amarillento en el bote, en realidad es transparente, así que al extenderlo sólo deja la piel brillante y muy hidratada.

Estos son sus ingredientes: 

Butyrospermum parkii (shea) butter*, Olea europaea (olive) oil*, Ricinus communis (castor) oil*, Lecithin, Melissa officinalis (lemon balm) extract*, Glycerine**, Aqua (water), Tocopherol (Vitamin E)*, Althea officinalis (marshmallow) extract*, Rosmarinus officinalis (rosemary) extract*, Helianthus annuus (sunflower) oil*, Melaleuca alternifolia (tea-tree oil)*, Citrus limonum (lemon oil)*, potassium sorbate, sodium benzoate, citric acid, Citral, D-limonene*, Linalool* (from essential oils)

*Organic

**Organic Origin

Esto es: Manteca de Karité (hidratante y nutritiva); Aceite de Oliva (hidratante y nutritivo); Aceite de Ricino (hidratante); Lecitina (de origen vegetal, emoliente); Extracto de Melisa o Hierba Limón (tónico y relajante, aporta aroma); Glicerina (humectante, previene la sequedad de la piel); Agua (solvente); Tocoferol (Vitamina E, antioxidante); Extracto de Malvavisco, Bismalva o Hierba Cañamera (emoliente); Extrato de Romero (antimicrobiano, aporta fragancia); Aceite de Girasol (emoliente); Aceite de Árbol del Té (antiséptico, antifúngico, antibacteriano, aporta fragancia); Aceite de Limón (antiséptico, antifúngico,  antioxidante, aporta fragancia); Potassium Sorbate (conservante, fungicida, bactericida); Sodium Benzoate (conservante, fungicida); Ácido Cítrico (conservante, regulador del pH); Citral (derivado de aceites esenciales, aroma a limón); D-limonene (derivado de aceites esenciales, aroma cítrico); Linalool (derivado de aceites esenciales, aporta fragancia).

Es Cruelty-Free, está certificado por la Soil Association y por la Vegan Society, y es 100% natural y crudo.

Yo lo he usado como os decía a lo largo del invierno y ahora con el buen tiempo, y me deja los pies suaves e hidratados, y además relajados; les doy un pequeño masaje y quedan como nuevos. El aroma es a limón mezclado con hierbas, tiene un toque como amaderado, para mí huele sobre todo a melisa, me resulta muy agradable y relajante, creo que es de mis aromas favoritos en un producto, aunque si os gustan florales o dulces no os apasionará. Lo he usado después de rutas de senderismo invernal con los pies doloridos y me los alivió e hidrató, y ahora con este calor por la noche y me los relaja.

Una vez que tenía fatal las manos por el frío lo probé y funciona muy bien también, pero sí que es cierto que está pensado para los pies con ese aroma y esos ingredientes hidratantes, fungicidas y relajantes. Desde la marca lo recomiendan si tienes pie de atleta, pero como yo no tengo no os puedo decir si es efectivo. 

Como curiosidad, el malvavisco es una planta con cuyas raíces se elaboraba un dulce, que derivó en el actual (cuyo ingrediente mayoritario es por supuesto azúcar), pero si buscáis en internet podéis encontrar recetas para elaborarlos con la raíz de esta planta.

En resumen, es un producto que me encanta y que compraré de nuevo de cara al verano, yo lo compré en la tienda online de Lulu&Boo, a Inglaterra, porque no lo encontraba aquí, y me llegó sin problemas. Su precio es de unos 13€.

¿Qué usáis para mantener los pies bien hidratados? ¿Conocíais este bálsamo? ¡Buen fin de semana y gracias por leerme!

*por favor no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

ACEITE ANTICELULÍTICO DE ABEDUL Y CELULICUP, DE WELEDA

El producto del que os hablo hoy es muy conocido, y seguro que muchas lo habéis probado ya, pero aún así quería daros mi opinión. Aunque este aceite es anticelulítico, hay que recordar que ningún producto cosmético va por si solo a acabar con la celulitis, por mucho que lo usemos o muy efectivo que sea. Dicho esto, sí que puede ayudarnos a mejorar el aspecto de la piel, y como veréis más abajo a mí me gusta bastante. 

La celulitis o piel de naranja está causada por nódulos de grasa que se acumulan en determinadas zonas del cuerpo, en especial glúteos, piernas y barriga, y afecta sobre todo a las mujeres. Lo más importante para mantenerla a raya es realizar ejercicio y alimentarse correctamente, hidratándonos bien y evitando los alimentos muy procesados, refinados o altos en grasas y azúcares. Pero sobre todo no debemos olvidar que lo más importante es sentirnos bien en nuestra piel y con nosotras mismas, cuidarnos y aceptarnos sin dejar que nadie nos haga sentir mal por tener celulitis, o estrías, o lo que sea. 

Y ahora el aceite en cuestión: es de color verde y huele como a hierbas, a mí me resulta agradable y refrescante pero puede no ser un olor que guste a todo el mundo.  Viene en una botella de cristal tintado, de color verde también, y podéis adquirirlo solo o en un pack de dos botellas que suele llevar también la CeluliCup y que es el que tengo yo. La verdad es que si vais a ser constantes sale bastante bien de precio así, pero si queréis solo una botella podéis encontrar ventosas similares a la CeluliCup a precios bastante asequibles.

Sus ingredientes son:

Prunus Armeniaca Kernel Oil, Simmondsia Chinensis Seed Oil, Triticum Vulgare Germ Oil, Fragance (1), Betula Alba Leaf Extract, Ruscus Aculeatus Root Extract, Rosmarinus Officinalis Leaf Extract, Linalool (1), Citronellol (1), Geraniol (1), Citral (1)

Esto es:

Aceite de hueso de albaricoque (hidratante, mejora la función de barrera de la piel, rico en ácidos grasos insaturados); aceite de jojoba (muy hidratante); aceite de germen de trigo (rico en vitamina E, ácido linoleico y ácido alfa linolénico, efecto alisante); fragancia (desde Weleda aclaran que usan exclusivamente una mezcla de aceites esenciales naturales, no perfumes sintéticos); extracto de hoja de abedul (rico en taninos y flavonoides, activa el metabolismo de la piel y la suaviza); extracto de raíz de rusco (tonifica y calma la piel); extracto de hojas de romero (tonifica, estimula la circulación y el metabolismo); linalool (derivado de los aceites esenciales usados para mejorar el aroma en los productos cosméticos); citronelol (derivado de los aceites esenciales usados para mejorar el aroma en los productos cosméticos); citral (derivado de los aceites esenciales usados para mejorar el aroma en los productos cosméticos).

Mi experiencia: cuando no usaba aún cosmética orgánica probé varias cremas y algún aceite anticelulítico, algunos de marcas muy conocidas, y con ninguno noté una mejoría real en la piel. Con este aceite, sin embargo, sí que noto algo; no es milagroso claro, pero sí es cierto que con su uso la piel se va nutriendo y alisando, queda muy hidratada y como tonificada, y sí que he notado un cambio en su aspecto. Se recomienda usarlo dos veces al día, sobre la piel húmeda para que sea más fácil extenderlo y masajear, pero yo lo uso normalmente por las noches porque por las mañanas no tengo tiempo.

Para quienes se pregunten si importa realmente o no usar la CeluliCup, la respuesta es un sí rotundo. El masaje es, como en todos los productos anticelulíticos, primordial para obtener buenos resultados; de hecho, cuando aplico el aceite sin el masaje noto la piel hidratada y bonita, pero no tonificada. La CeluliCup es una ventosa de silicona que debemos apretar por dos lados, apoyar sobre la piel y soltar; de este modo, se crea un vacío que succiona la piel y permite masajearla al mover la CeluliCup. (Importante: hay que succionar siempre en una zona con aceite, nunca en la piel seca, y si notamos que duele o que no hay apenas succión, soltamos la CeluliCup y repetimos de nuevo). 

Para el masaje, desde Weleda recomiendan dedicar de 5 a 10 minutos por pierna, y seguir estos pasos:

  1. efectuar movimientos circulares ascendentes, de la rodilla a la cadera
  2. moverla a lo largo de la pierna en línea recta hacia el corazón por la misma zona
  3. terminar el masaje con movimientos en “s” de arriba abajo

Después de cada uso, hay que lavar la CeluliCup con agua y jabón.

Técnicamente, con este masaje se movilizan los depósitos de grasa y además activamos la circulación sanguínea, reducimos la tensión muscular, estimulamos el sistema linfático, mejoramos la elasticidad de la piel y la tonificamos. En mi caso, la piel me queda enrojecida tras el masaje por la succión de la CeluliCup, pero es algo normal; no debe dolernos pero tampoco es agradable, hay zonas donde lo notaremos más si la celulitis es más dura y debemos tener más cuidado en zonas con varices. 

La única pega es que para poder aplicarlo con la CeluliCup necesitas un poco de tiempo… Yo lo uso todas las noches con el masaje y dejo que vaya absorbiéndose sin prisa, o lo seco un poco con una toalla, pero por las mañanas rara vez lo logro (aunque ahora estoy probando otro, en breve hablaré de él).

El aceite cuesta alrededor de 17€, aunque buscando en internet podéis encontrarlo desde 14€, y el pack con la CeluliCup ronda los 28-30€, pero varía dependiendo de la tienda. Es Cruelty-Free, apto para Veganos y certificado por Natrue.

¿Lo recomiendo? Sí, y sin duda volveré a comprarlo cuando se me acabe.

¿Habéis probado este aceite? ¿Os dio buenos resultados? ¿Algún producto que os funcione bien para mejorar la apariencia de la piel de naranja? ¡Que paséis un buen día y gracias por leerme!

Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

CHOCOLATE ORANGE CLEANSING OIL, DE LULU&BOO ORGANICS

Creo que un producto básico en cualquier neceser es un desmaquillante, ya sea de rostro o concreto para ojos y labios. Yo solía usar uno de estos últimos, pero ahora realizo una doble limpieza y mi primer paso es este aceite limpiador que os muestro hoy: Chocolate Orange Cleansing Oil, de la marca inglesa Lulu&Boo Organics.

Confieso que al principio me daba un poco de miedo usarlo, era mi primer aceite limpiador y tengo la piel con tendencia acneica, por lo que si un producto no me sienta bien me salen granos enseguida. Además, estaba acostumbrada a usar un desmaquillante sólo para los ojos, pero tras probar algunos que no terminaron de gustarme, me decidí a probarlo. Os confieso que nunca había usado un producto que me desmaquillarse tan eficazmente. La máscara de pestañas (aunque sea waterproof) se disuelve, igual que el delineador y los labiales (incluso los mates oscuros).

Este aceite está elaborado con un 99% de ingredientes de origen orgánico, es vegano (certificado por la Vegan Society) y por supuesto cruelty-free. Está certificado también por la Soil Association.

Este es su INCI:

*Simmondsia chinensis (jojoba) oil, *Glycine soja (soya) oil, *Argania spinosa (argan) oil, *Ricinus communis (castor) oil, *Salvia hispanica (chia) seed oil, *Arctium lappa (burdock) extract, *Trifolium pratense (redclover) extract, Tocopherol, *Citrus sinensis (orange) oil, *Styrax tonkinensis (benzoin) extract.

* = Organic, **= Organic origin

Esto es: aceite de jojoba (hidratante y regulador), aceite de soja (suaviza la piel), aceite de argán (con alto contenido en vitamina E, ácidos grasos esenciales y antioxidantes), aceite de ricino (ayuda a limpiar la piel), aceite de semillas de chía (gran fuente de ácidos grasos Omega 3), extracto de bardana (antiinflamatorio, antibacteriano y antioxidante), extracto de trébol rojo o de los prados (limpiador), tocopherol (vitamina E), aceite de naranjo (iluminador y limpiador) y extracto de benjuí (antiséptico y antiinflamatorio).

Se aplica con la piel seca, calentándolo entre las manos  y masajeándolo suavemente con movimientos circulares por todo el rostro, haciendo hincapié en labios y ojos si los tenemos maquillados. Luego, simplemente humedecemos un paño o muselina de algodón con agua caliente (con agua fría no es tan eficaz, aunque funciona también) y lo retiramos. A mí me gusta dejar el paño caliente unos segundos sobre el rostro, encuentro que así se limpia mejor y además es relajante . La piel queda limpia, hidratada, suave y sin rastro de maquillaje.

Aparte de desmaquillar, arrastra también sudor, suciedad… yo lo uso a veces después de hacer deporte, y funciona muy bien. En los días de frío además se agradece porque no reseca nada la piel.

Es apto para todo tipo de pieles, yo lo llevo usando ya bastante tiempo y con mi piel sensible y grasa no he tenido ningún problema. ¡Ah! Y huele de maravilla, aunque personalmente no me parece que a chocolate, aunque sí tiene un aroma ligeramente dulce y suave.

¿Qué os parecen los limpiadores en aceite? ¿Habéis probado alguno? ¿Os llama la atención este? ¡Gracias por leerme y que paséis un buen día!

*Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

¿QUÉ ES LA COSMÉTICA NATURAL?

A día de hoy es cada vez más frecuente encontrar productos “naturales”, “orgánicos”, “bio”, “eco”… los hay de todo tipo y para todos los gustos y necesidades, de marcas más o menos conocidas, veganos, con ingredientes de agricultura ecológica.…

Pero llevar la palabra “natural” en la etiqueta no siempre significa que el producto lo sea, y la realidad es que muchos de ellos no son lo que parecen. ¿Tu champú tiene aceite de coco para mantener el cabello hidratado, no lleva parabenos ni siliconas y en el envase pone que lleva ingredientes naturales? Pues, lamentablemente, eso no garantiza que sea realmente un producto orgánico ni ecológico. Entonces, ¿qué es la cosmética natural?

Cuando hablamos de cosmética natural solemos referirnos también a “cosmética bio”, “cosmética orgánica” o “cosmética ecológica”, pero debemos tener en cuenta que, aunque en ellas se prime el uso de ingredientes procedentes de la naturaleza y de cultivos controlados, con la menor cantidad posible de sustancias químicas en las fórmulas, no son exactamente lo mismo:

COSMÉTICA NATURAL: los cosméticos naturales son aquellos en cuya composición encontramos ingredientes naturales, esto es, procedentes de la naturaleza: desde agua hasta arcillas, aceites, extractos vegetales… sin importar la cantidad ni la concentración en la estén presentes. Por ejemplo, una crema corporal enriquecida con manteca de karité que lleve un 5% de manteca tiene ingredientes naturales, y una que lleve un 70% también, pero la diferencia en la composición y las propiedades es enorme. ¿El problema? Que no hay establecido ningún porcentaje mínimo de ingredientes naturales que deban llevar estos productos, así que los fabricantes pueden poner que son “naturales” siempre que lleven algún ingrediente que sí lo sea, y usar el término “natural” como reclamo cuando realmente el producto no lo es tanto. Hablaremos más adelante de este tema porque creo que es interesante saber un poco más de ello.

COSMÉTICA ORGÁNICA, BIO O ECO: los cosméticos orgánicos, bio, o eco son aquellos en cuya composición hay como mínimo un 90-95% de ingredientes naturales, de los cuales al menos un 10% deben proceder de agricultura ecológica. Para reconocerlos, están certificados por alguno de los organismos certificadores que existen, como por ejemplo Ecocert o Natrue. El problema con las certificaciones (y la causa de que haya tantas diferentes) es que no hay una regulación única para los productos orgánicos, y de ahí que hayan surgido diversos organismos que los certifican de acuerdo a unos estándares propios. No obstante, todos ellos exigen unos requisitos comunes, como por ejemplo prohibir los ingredientes derivados del petróleo, transgénicos u obtenidos por síntesis química pura; los considerados tóxicos (cancerígenos, disruptores hormonales…); exigir métodos de producción sostenibles y respetuosos con el medio ambiente… 

COSMÉTICA ECOLÓGICA: llamamos así a aquella que cumple todo lo indicado en el punto anterior, pero en la que además ese mínimo del 90-95% de ingredientes naturales procede en su totalidad de la agricultura ecológica.

COSMÉTICA VEGANA: la cosmética vegana es aquella en la que no se utilizan ingredientes de origen animal, ni siquiera procedentes de animales vivos (algo que sí está permitido en la cosmética orgánica), ni tampoco ingredientes genéticamente modificados provenientes de animales o sustancias derivadas de ellos. Ni el producto ni ninguno de sus ingredientes pueden estar testados en animales, y para certificarlos está la Vegan Society. Hay que tener en cuenta que un cosmético vegano no tiene por qué ser ecológico u orgánico, y viceversa.

Y para terminar, y ya que la hemos mencionado varias veces, la agricultura ecológica es aquella en la que no se utilizan sustancias químicas de síntesis (esto es, pesticidas, herbicidas, etc) ni organismos modificados genéticamente, y que además cumple una normativa referente a los métodos de cultivo, el origen de las semillas, el control de plagas y enfermedades… Contribuye además al desarrollo sostenible del medio rural, y se recolecta de manera respetuosa con el ecosistema.

¿Usáis cosmética orgánica u os planteáis comenzar a usarla? ¿Creéis que es importante que se establezca una normativa para regular los cosméticos naturales? ¿Soléis leer los ingredientes para aseguraros de qué lleva realmente un producto? ¡Que paséis un buen día y gracias por leerme!