LIMPIADOR EN POLVO&MASCARILLA DE MAMITA BOTANICAL SKINCARE, UNO DE MIS FAVORITOS PARA EL CUIDADO DEL ROSTRO EN VERANO

Todos los derechos reservados. ©The Lost Dragonfly

¡Hola! ¿Qué tal lleváis la llegada del calor? Yo por las noches siento que mi piel me pide respirar, así que hoy os vengo a hablar de un producto para el rostro que me gusta muchísimo, el limpiador en polvo y mascarilla alisante y reafirmante de Mamita Botanical Skincare.

Quizá recordéis que uno de mis primeros productos de cosmética natural (y de los primeros del blog) fue este exfoliante y mascarilla de One Love Organics que se convirtió en mi favorito pero que desgraciadamente dejaron de vender en España. Como me había gustado mucho, cuando se me acabó me puse a buscar uno parecido y al final me decidí por este, un 3 en 1 en el mismo formato que el de One Love Organics.

Por si no la conocéis, Mamita Botanical Skincare es una marca con base en Barcelona que elabora cosméticos de producción artesana, hechos en el Parque Nacional de Collserola en pequeños lotes, con recolección silvestre de las flores y plantas que utilizan. Los denominan “alimentos para la piel”, ¿a qué suena bien?

Este producto en concreto está hecho a base de arcilla blanca o caolín, harina de arroz, harina de almendras dulces, harina de garbanzo, arrurruz, flores de lavanda molidas y aceite esencial de pomelo,

Todos los derechos reservados. ©The Lost Dragonfly

que unidos hacen que la piel se descongestione y purifique, limpian sin agredir y absorben y eliminan impurezas, además de aportar nutrientes que regeneran y aportan frescura. Es como veis 100% natural y apto para veganos; trae 190 gramos y está envasado en un bote de plástico color ámbar con tapón de rosca y una estética minimalista pero muy efectiva que me encanta, aunque me gustaría aún más si la botella fuera de vidrio.

Para usarlo cogemos una pequeña cantidad y le agregamos un poco de agua, formando una pasta que aplicamos sobre rostro y cuello. Masajeamos y retiramos con agua tibia (aunque yo ahora con el calor la uso fría) y ya está. Para usarlo como mascarilla, se mezcla un poco más de producto (como una cucharada más o menos) con agua, miel, yogur… lo que queramos o nuestra piel necesite en ese momento. A mí me gusta mezclarla con agua de rosas, queda una mascarilla con un olor fresco y luego la piel está suave y descongestionada, en las noches de verano se agradece muchísimo.

Comparada con la de One Love Organics, la textura de esta es más gruesa, pero es que la otra es súper fina; pensé que precisamente por eso no me gustaría tanto, pero la verdad es que me encanta: el olor suave con el toque de la lavanda y el pomelo me resulta calmante y hace que disfrute aún más al aplicarlo; mi piel, que es sensible y “especialita”, queda suave y limpia, como que respira, esa es la sensación que me deja; sirve también de mascarilla y exfoliante suave; es súper fácil de usar y además cunde mucho…

En resumen, si buscáis un limpiador que sea también exfoliante y mascarilla, no sea agresivo con la piel pero se note su efecto, sea fácil de usar y cunda bastante, os recomiendo que lo probéis porque creo que os gustará. Este está recomendado para pieles sensibles, mixtas o grasas, pero tenéis uno con flores de rosa para pieles sensibles, mixtas o secas.

¿Habéis probado esta marca? ¿Soléis usar este tipo de productos? ¿Cuál es vuestro exfoliante facial favorito o alguno que me recomendéis? ¡Gracias por leerme y feliz día!

DIY: EXFOLIANTES LABIALES DE CANELA Y VAINILLA

Ahora que estamos ya en época de frío y el ambiente está más seco con viento y calefacciones, los labios necesitan un extra de cuidados. Si además soléis llevarlos pintados como yo, otra razón más para tenerlos lisos y bien nutridos. Como sólo con hidratarlos no suele bastar, hoy os muestro cómo elaborar

vuestro propio exfoliante labial con sabor. Podéis hacer el de canela o el de vainilla o bien hacer un poco de cada uno y mezclarlos, vainilla+canela es un sabor dulce y muy otoñal.

Las medidas que os pongo dan para una cantidad generosa de producto, para que os hagáis una idea, os saldrá la misma cantidad que el azúcar que pongáis; en función de esto podéis reducir a la mitad o duplicar si lo hacéis para más personas.

Para usarlo, cogemos un poquito con los dedos y lo aplicamos sobre los labios con movimientos circulares, sin presionar, que esta zona es muy delicada. Enjuagamos con agua templada (¡aunque den ganas de chuparlo!) y secamos a toquecitos con una toalla. A continuación os recomiendo aplicar un bálsamo labial muy nutritivo; yo lo uso por las noches y así puedo dejar actuar el bálsamo mientras duermo, aunque puede usarse también por la mañana sin problema; en este caso dejad el bálsamo actuar el mayor tiempo posible o usad un labial súper hidratante.

Una cosa más, si tenéis heriditas o los labios agrietados esperad antes de usar cualquier exfoliante, esta piel es muy fina y delicada y podríais agravar el problema.

Ingredientes para el Exfoliante Labial de Canela:

-2 cucharadas (tbsp) de azúcar blanco, que es más finita, aunque podéis usar moreno si preferís y es de grano fino

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de oliva

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de coco

-1/2 cucharadita (tsp) de canela molida, pero si preferís podéis poner una pizca o al gusto; a mí personalmente 1/2 cucharadita me parece la cantidad perfecta, más es demasiado

Ingredientes para el Exfoliante Labial de Vainilla:

-2 cucharadas (tbsp) de azúcar blanco, que es más finita, aunque podéis usar moreno si preferís y es de grano fino

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de oliva

-1/2 cucharada (tbsp) de aceite de coco

-1/2 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla, o al gusto la cantidad que prefiráis

Elaboración: 

Si el aceite de coco está solidificado (lo normal ahora con el frío) hay que derretirlo primero; yo lo hice a intervalos muy cortitos en el microondas pero también puede ser al baño maría. En un cuenco, mezclamos el azúcar con los dos aceites, luego añadimos la canela o el extracto de vainilla y mezclamos de nuevo hasta que esté todo bien integrado. Quedarán con textura arenosa suave, el de canela color marrón y el de vainilla más amarillo. Lo pasamos a un tarro con tapa ¡y listo!

Yo hice una variante sólo con aceite de oliva, y en el caso de la canela apenas notaba el regusto del aceite (depende de lo fuerte que sea el sabor del que tengáis claro) pero con la vainilla tuve que añadir más extracto, aunque al final no se notaba tampoco.

Una vez hecho, almacenad el tarro donde no le dé el sol directamente y usadlo en un mes. Si un día notáis que ha cambiado el olor o el color de repente, y lleva ya unos días almacenado, mejor tiradlo y haced uno nuevo, aunque a mí no me ha pasado nunca está de más.

Como veis los exfoliantes labiales son súper fáciles de hacer y muy efectivos, ¡espero que os gusten y que os animéis a probarlos!

 

EXFOLIANTE FACIAL ILUMINADOR DE KUKUI Y PERLAS DE JOJOBA, DE PAI SKINCARE

Después de la entrada del exfoliante de One Love Organics, he pensado en hablaros de mi otro exfoliante facial favorito, el de kukui y perlas de jojoba de Pai Skincare. Esta marca inglesa está especializada en pieles sensibles: su fundadora, Sarah Brown, a raíz de los problemas que le causaban las cremas convencionales, decidió en 2007 crear una marca orgánica, natural y efectiva pensada especialmente para este tipo de piel, usando ingredientes calmantes, sin productos químicos irritantes, fragancias ni alcohol. Está certificada por la Soil Association, es Cruelty-Free (certificación Leaping Bunny Association), vegana (certificada por la Vegan Society) y apta para embarazadas, y además tienen una línea especial para bebés llamada Petit Pai.

Este exfoliante es por tanto apto para pieles sensibles, y a mí no me causa rojeces ni irritación de ningún tipo. Su textura es muy densa al principio, una especie de gel o aceite sólido con pequeñas partículas exfoliantes, pero al contacto con el agua se convierte en líquido y adquiere consistencia lechosa. Para usarlo, hay que aplicarlo sobre la piel limpia y seca con las manos (secas también) y masajear suavemente; luego se humedecen los dedos con agua caliente y se masajea de nuevo, de modo que el producto adquiere la consistencia lechosa que os comentaba. Por último, se aclara con agua caliente. Recomiendan usarlo de una a dos veces por semana, aunque yo lo he usado más sin problema.

La piel queda muy suave, hidratada y nada tirante; para mi gusto las perlas de jojoba son del tamaño ideal para un exfoliante facial, y además tiene una textura muy agradable y cumple lo que promete. 

Estos son sus ingredientes:

Helianthus Annuus Seed Oil* (Sunflower Oil); Glycerin (Organic derived Vegetable Glycerine); Prunus Amygdalus Dulcis Oil* (Sweet Almond Oil); Aleurites Moluccana Seed Oil* (Kukui Oil); Prunus Armeniaca Kernel Oil* (Apricot Kernal Oil); Carthamus Tinctorius Seed Oil* (Safflower Oil); Persea Gratissima Oil* (Avocado Oil); Hydrogenated Castor Oil (and) Hydrogenated Jojoba Oil (Jojoba Beads); Sucrose Laurate; Citrus Aurantium Dulcis Fruit Water* (Orange Fruit Water); Boswellia Neglecta Oil* (Frankincense Oil); Litsea Cubeba Fruit Oil* (May Chang Oil); Tocopherol (Natural Vitamin E)

Naturally Occurring in Essential Oils: linalool, citral, d-limonene.

*Ingredientes Orgánicos Certificados (95% del total del producto)

Apto para veganos. No testado en animales

Esto es: Aceite de Girasol (emoliente); Glicerina Vegetal (humectante, alisa la piel y previene la sequedad); Aceite de Almendras Dulces (acondicionador, aporta aroma); Aceite de Kukui (rico en ácidos rasos Omega 3 y 6, nutre y protege la barrera hidrolipídica de la piel); Aceite de Hueso de Albaricoque (hidratante y rico en ácidos grasos instaurados, mejora la función barrera de la piel); Aceite de Cártamo (acondicionador); Aceite de Aguacate (nutritivo); Aceites de Ricino y Jojoba Hidrogenados (forman las perlas de jojoba que actúan como partículas exfoliantes, y que son 100% naturales y biodegradables); Sucrose Laurate (emoliente y emulsionante); Agua de Naranja (aporta aroma); Aceite de Incienso (antiséptico y antiinflamatorio); Aceite de May Chang o Litsea cubeba (aporta aroma); Tocopherol (Vitamina E)

El envase ahora ha cambiado, ya no es como el que os muestro en las fotos sino tipo tubo, y podéis encontrarlo tanto en la propia web de Pai como en distintas tiendas online de cosmética orgánica. Su precio ronda los 32€ y tiene 75ml. Cunde bastante, a mí un bote me ha durado meses.

Junto al de One Love Organics, este es mi exfoliante facial favorito, y volveré a comprarlo cuando se me acabe (que será en breve); me funciona tan bien que, aunque pruebe otros, este seguro que sigue siendo de mis favoritos.

¿Habéis probado este exfoliante o alguno parecido? ¿Y la marca Pai Skincare? ¡Que paséis un buen fin de semana y gracias por leerme!

Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

EXFOLIANTE Y MASCARILLA “BRAND NEW DAY” DE ONE LOVE ORGANICS

Este fue uno de los primeros productos de cosmética orgánica que usé (¡quizá el primero, incluso!). Nada más ver el packaging, esta marca estadounidense ya me llamó la atención, y desde entonces este botecito viene conmigo a donde vaya. La creadora de One Love Organics, Suzanne LeRoux, amante de los rituales de belleza, estudió aromaterapia, nutrición holística, química cosmética y herbología, y dejó posteriormente su trabajo como abogada para dedicarse de lleno a su pasión, fundando One Love Organics. Premiada y conocida, esta marca tiene certificado ECOCERT, Cruelty-Free y el sello americano “Gold Certified Business Seal of Approval” de Green America, que se otorga a las marcas líderes en su sector con unos elevados estándares de calidad, sostenibilidad y justicia social. No utilizan petroquímicos, fragancias sintéticas, parabenos, PEG, SLS, ingredientes genéticamente modificados… Los envases tienen una estética cuidada que me encanta, y los productos se elaboran en pequeños lotes.

Este que os muestro, Brand New Day Microderma Scrub+Masque, es un exfoliante pensado para usarse unas dos veces por semana y que además sirve también como mascarilla. Es un polvo blanco superfino, que al mezclarse con agua forma una pasta. Yo pensé que no iba a exfoliar bien y ha resultado ser el exfoliante facial más eficaz que he probado, y a la vez el que deja la piel más luminosa, suave y calmada. 

Para usarlo como exfoliante simplemente hay que depositar un poco de polvo en la palma de la mano, mezclarlo con unas gotas de agua (desde la marca recomiendan que caliente), y mezclar para obtener la pasta que mencionaba antes. Luego se aplica sobre el rostro húmedo con movimientos suaves y circulares, y finalmente se aclara (de nuevo recomiendan que con agua caliente). Os recomiendo que pongáis el agua muy poco a poco, gota a gota vamos, porque es fácil pasarse y en vez de una pasta obtenemos un líquido. Por experiencia, también podemos usarlo así, pero estará más diluido y su efecto será menor.

Para usarlo como mascarilla, podemos mezclarlo a partes iguales con distintos ingredientes, dependiendo de la mascarilla que queramos elaborar: con agua para una exfoliante, con yogur para aclarar manchas, con miel para hidratar… Una vez tenemos la mezcla, se aplica sobre el rostro húmedo y se deja actuar unos 10-15 minutos antes de aclarar con agua templada. 

Como exfoliante ya digo que funciona muy bien, yo tengo la piel sensible y no me la enrojece ni me la reseca. Al aclarar  me queda el rostro muy suave, como “alisado” y noto más luminosa la piel. Si tengo tiempo, la uso como mascarilla justo después, es decir, tras exfoliar dejo el producto sobre el rostro unos 15 minutos y luego aclaro, y la verdad, noto más aún los resultados. No he probado a mezclarla con yogur ni con miel, pero lo que sí he hecho alguna vez es añadir un poco del polvo a mi limpiador facial en gel, y  me gusta mucho el resultado, me queda la piel limpia y suave. 

Estos son sus ingredientes:

zea mays (corn) starch*, pisum sativum (pea) flour*, sodium cocoyl glutamate, kaolin, ananas comosus (pineapple) fruit extract*, fragrance/parfum

*Ingredients from Organic Farming

Esto es:

almidón o fécula de maíz (exfoliante y absorbente), harina de guisante (exfoliante y absorbente), sodium cocoyl glutamate (obtenido del aceite de coco, es tensioactivo y limpiador), caolín o arcilla blanca (absorbente, antiséptica y calmante), extracto de piña (ayuda a eliminar las células muertas y limpiar los poros), perfume

El 100% de los ingredientes son de origen natural.

El 64% de los ingredientes son de agricultura orgánica.

Certificados por ECOCERT.

Una anotación: como podéis ver, al final de la lista pone que lleva perfume, pero desde la marca aclaran que sólo utilizan fragancias de origen 100% natural certificadas por ECOCERT, y que a partir de ahí formulan las mezclas de aromas de sus productos.

Como veis, es un producto que me gusta muchísimo, que volveré a comprar cuando se me acabe (dura un montón, por cierto) y que está entre mis favoritos. Probé un par de muestras de otros productos de la marca y tengo pendiente pedir alguno desde hace tiempo, ¡ya os contaré!

¿Habéis probado algo de One Love Organics? ¿Qué os parece la idea de exfoliante y mascarilla en uno? ¡Gracias por leerme!

Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!