CITRUS ORGANIC HAIR RINSE DE DR. BRONNER’S, UNO DE MIS FAVORITOS PARA UN PELO SUAVE Y BRILLANTE

Si leísteis mi post de favoritos de otoño veríais que uno de ellos es este, el “Citrus Organic Hair Rinse” de la marca estadounidense Dr. Bronner’s, que seguro conocéis por sus famosos jabones y geles que sirven para multitud de cosas. Pues bien, curioseando me encontré con este “enjuague” para el pelo, que tenía opiniones tanto positivas como negativas y que me llamó mucho la atención. Como conocía la marca y me gusta mucho, me lancé a probarlo y tras una primera vez en la que no me pareció nada especial, le di otra oportunidad y me tiene enganchada desde entonces. Además, ahora que estoy en proceso de “reeducar” mi cuero cabelludo para espaciar más los lavados (ya os contaré si lo logro) me está viniendo genial.

Es similar en su aplicación a los vinagres de aclarado (como el de manzana y el de frambuesa), tras lavar el pelo y enjuagándolo posteriormente, aunque en este caso lo más importante es diluir el producto en agua antes, ya lo avisan bien claro en el envase: es muy concentrado, hay que diluirlo bien y evitar que entre en los ojos.

Sus ingredientes: zumo de limón; shikakai en polvo; aceites de limón, naranja, coco, oliva, cáñamo, jojoba y palma; hidróxido de potasio (utilizado para saponificar los aceites, por lo que no queda nada en el producto final); ácido cítrico y tocoferol (Vitamina E). Son todos certificados, orgánicos y de comercio justo, y están pensados para limpiar, acondicionar, suavizar, fortalecer e hidratar el cabello. Es vegano y por supuesto cruelty-free.

Formulado para usar como complemento al lavado, con uno de los jabones de la marca o, como hago yo, con nuestro champú habitual, promete dejar el cabello suave y manejable.

Para utilizarlo, hay que llenar el tapón del bote de producto, añadir esa cantidad a un vaso de agua y remover para que se mezclen bien; como lo miden en “cups”, serían unos 236 ml de agua. Pone que pueden echarse de uno a dos tapones de producto, pero en mi opinión con uno es suficiente salvo que tengáis muchísimo pelo o muy largo (a mí me llega hasta la mitad de la espalda, para que os hagáis una idea) o el agua donde vivís sea dura. Lo diluyo en un vaso de agua templada de 250 ml sin llenarlo hasta el borde.

Con el pelo ya limpio y aclarado, cogemos el vaso y poco a poco vamos vertiendo la mezcla desde la raíz hasta las puntas, masajeando y asegurándonos de que empapamos todo el cabello, con cuidado de que no nos entre en los ojos y enjuagándolo luego muy bien. Yo lo dejo unos minutos (como si fuera una mascarilla, de 2 a 5) y el pelo me queda brillante, suave y con un olor ligero a cítricos que apenas dura.

Si tenéis alguna heridita o la piel muy seca (en las manos, por ejemplo) notaréis que escuece cuando entra en contacto con este producto; es normal porque lleva zumo de limón; basta con aclararlo, pero por si acaso.

Yo estoy encantada con él; aunque pueda parecer un poco engorroso de usar, en realidad es bastante sencillo y el resultado merece la pena. No lo uso en cada lavado, sino que alterno con aceites, pero es definitivamente uno de mis favoritos y toda una sorpresa.

¿Usáis algún aclarado tras lavaros el pelo? ¡Feliz semana y gracias por leerme!

MIS FAVORITOS DE OTOÑO

Otoño es mi estación favorita, con sus atardeceres dorados y las hojas de colores en los árboles, y esas ganas de encender la chimenea y leer un libro junto al fuego con una taza de chocolate caliente. Otoño es para mí sinónimo de labios oscuros y uñas de tonos rojizos, pero también de manos secas y algún que otro brote de acné, aparte de la caída de pelo estacional… Así que en cuanto comienza a cambiar el tiempo, y aunque este año el frío se está haciendo esperar, yo ya empiezo a adecuar mi rutina a la nueva estación.

Estos son mis favoritos de este año:

-el famoso bálsamo verde o “green balm” de MOA, que me enamoró desde el primer día con ese tarro de cristal tan bonito y la estética de la marca, pero que me tiene enganchada porque ha sido todo un descubrimiento: retira el maquillaje (ojos y labios incluidos), protege la piel, nutre los labios, repara las manos… estoy acabando mi segundo bote y sin duda repetiré, lo uso hasta en cejas y pestañas, todo un multiusos y que además no me ha causado ningún granito ni rojez, así que encantada con él

-el multistick 3en1 de Ilia Beauty en el tono “A Fine Romance”, que utilizo sobre todo como colorete pero también en los labios algún día que quiera llevarlos más discretos. Es cremoso y se extiende con facilidad, deja un acabado muy natural y su color es otoñal cien por cien. Podéis leer la review entera aquí

-en las uñas, estos dos tonos de Little Ondine son ideales para el otoño: “Fusion” es un rojo tomate que para mí es “el rojo”, y “Enchanting” es un color más amarronado y con brillo, uno de mis favoritos de la marca. Ambos los uso con la base “Secret” debajo y acabo con una pasada de “Secret” como top coat (sirve para ambas cosas). Estos esmaltes de uñas me tienen enamorada desde que los conocí: basados en agua, me duran un montón (que en mi caso es decir mucho), los colores son preciosos y se retiran despegándolos de la uña ¿qué más se puede pedir? Aquí os hablo al detalle de ellos

-la barra de labios semi mate “Cocoa Butter Semi Matte Lipstick” en tono “Currant” de 100% Pure me parece la mejor que he tenido hasta ahora, y en breve me haré con algún tono más porque la verdad es que no puede ser mejor: una formulación impecable, duración alta, textura sedosa, color precioso y pigmentado… Esta es un tono baya oscuro con subtono azulado, pero hay más colores tanto semi mates como brillantes

-la base de maquillaje “2nd Skin Foundation” en tono “Peach Bisque” de 100% Pure es, igual que la barra de labios de la misma marca, la mejor base que he usado nunca. De nuevo, una formulación impecable y unos resultados de diez: se extiende fenomenal, es modulable, aguanta todo el día… Mi piel es de tendencia acneica, y no me saca brillos, más bien aporta una luminosidad que me encanta en vez de ese acabado más pesado de otras bases aptas para pieles grasas. Es de cobertura ligera, como a mí me gusta, pero deja el tono de piel uniforme y sus ingredientes cuidan la piel a la vez. Una maravilla que hace honor a su nombre

-este perfume en aceite formato roll-on de Saar Soleares, “Fig”, lo compré en verano y lo he estado usando desde entonces. Su aroma es dulce, con toque de frutas y hojas, cálido y rico. Personalmente, me gusta más ahora en otoño que con las temperaturas altas de verano, me recuerda a los frutales con las hojas cayendo en una tarde aún cálida bañada en luz dorada… Su duración no es especialmente buena, como todos los perfumes en este formato, pero sí que permanece un rato en la piel. A mí me gusta aplicarlo en las puntas del pelo también; lo nutre porque es en aceite y además perfuma el cabello y dura más el olor

-el “Citrus Organic Hair Rinse” de  Dr. Bronner’s lo encontré por casualidad y como la marca me gusta mucho, me decidí a probarlo. Leí sobre él todo tipo de opiniones encontradas, pero usado correctamente es ya un imprescindible para mí: me deja el pelo suave, con cuerpo, brillante… me encanta y hasta me da pena las veces que no lo uso. No pensé que un producto así fuera a gustarme tanto, pero me ha sorprendido gratamente. Su única pega es que el limón escuece si cae en alguna heridita, pero con enjuagar es suficiente (sólo hay que tener cuidado con los ojos!)

Estoy segura de que con la llegada del invierno alguno de estos seguirá entre mis favoritos, como el bálsamo de MOA o la 2nd Skin Foundation de 100% Pure; son de esos productos que aunque pruebes otros parecidos nunca te cansas de ellos.

¿Cuáles son vuestros favoritos de otoño? ¡Felices atardeceres dorados y hasta la próxima!