LIMPIADOR EN POLVO&MASCARILLA DE MAMITA BOTANICAL SKINCARE, UNO DE MIS FAVORITOS PARA EL CUIDADO DEL ROSTRO EN VERANO

Todos los derechos reservados. ©The Lost Dragonfly

¡Hola! ¿Qué tal lleváis la llegada del calor? Yo por las noches siento que mi piel me pide respirar, así que hoy os vengo a hablar de un producto para el rostro que me gusta muchísimo, el limpiador en polvo y mascarilla alisante y reafirmante de Mamita Botanical Skincare.

Quizá recordéis que uno de mis primeros productos de cosmética natural (y de los primeros del blog) fue este exfoliante y mascarilla de One Love Organics que se convirtió en mi favorito pero que desgraciadamente dejaron de vender en España. Como me había gustado mucho, cuando se me acabó me puse a buscar uno parecido y al final me decidí por este, un 3 en 1 en el mismo formato que el de One Love Organics.

Por si no la conocéis, Mamita Botanical Skincare es una marca con base en Barcelona que elabora cosméticos de producción artesana, hechos en el Parque Nacional de Collserola en pequeños lotes, con recolección silvestre de las flores y plantas que utilizan. Los denominan “alimentos para la piel”, ¿a qué suena bien?

Este producto en concreto está hecho a base de arcilla blanca o caolín, harina de arroz, harina de almendras dulces, harina de garbanzo, arrurruz, flores de lavanda molidas y aceite esencial de pomelo,

Todos los derechos reservados. ©The Lost Dragonfly

que unidos hacen que la piel se descongestione y purifique, limpian sin agredir y absorben y eliminan impurezas, además de aportar nutrientes que regeneran y aportan frescura. Es como veis 100% natural y apto para veganos; trae 190 gramos y está envasado en un bote de plástico color ámbar con tapón de rosca y una estética minimalista pero muy efectiva que me encanta, aunque me gustaría aún más si la botella fuera de vidrio.

Para usarlo cogemos una pequeña cantidad y le agregamos un poco de agua, formando una pasta que aplicamos sobre rostro y cuello. Masajeamos y retiramos con agua tibia (aunque yo ahora con el calor la uso fría) y ya está. Para usarlo como mascarilla, se mezcla un poco más de producto (como una cucharada más o menos) con agua, miel, yogur… lo que queramos o nuestra piel necesite en ese momento. A mí me gusta mezclarla con agua de rosas, queda una mascarilla con un olor fresco y luego la piel está suave y descongestionada, en las noches de verano se agradece muchísimo.

Comparada con la de One Love Organics, la textura de esta es más gruesa, pero es que la otra es súper fina; pensé que precisamente por eso no me gustaría tanto, pero la verdad es que me encanta: el olor suave con el toque de la lavanda y el pomelo me resulta calmante y hace que disfrute aún más al aplicarlo; mi piel, que es sensible y “especialita”, queda suave y limpia, como que respira, esa es la sensación que me deja; sirve también de mascarilla y exfoliante suave; es súper fácil de usar y además cunde mucho…

En resumen, si buscáis un limpiador que sea también exfoliante y mascarilla, no sea agresivo con la piel pero se note su efecto, sea fácil de usar y cunda bastante, os recomiendo que lo probéis porque creo que os gustará. Este está recomendado para pieles sensibles, mixtas o grasas, pero tenéis uno con flores de rosa para pieles sensibles, mixtas o secas.

¿Habéis probado esta marca? ¿Soléis usar este tipo de productos? ¿Cuál es vuestro exfoliante facial favorito o alguno que me recomendéis? ¡Gracias por leerme y feliz día!

CITRUS ORGANIC HAIR RINSE DE DR. BRONNER’S, UNO DE MIS FAVORITOS PARA UN PELO SUAVE Y BRILLANTE

Si leísteis mi post de favoritos de otoño veríais que uno de ellos es este, el “Citrus Organic Hair Rinse” de la marca estadounidense Dr. Bronner’s, que seguro conocéis por sus famosos jabones y geles que sirven para multitud de cosas. Pues bien, curioseando me encontré con este “enjuague” para el pelo, que tenía opiniones tanto positivas como negativas y que me llamó mucho la atención. Como conocía la marca y me gusta mucho, me lancé a probarlo y tras una primera vez en la que no me pareció nada especial, le di otra oportunidad y me tiene enganchada desde entonces. Además, ahora que estoy en proceso de “reeducar” mi cuero cabelludo para espaciar más los lavados (ya os contaré si lo logro) me está viniendo genial.

Es similar en su aplicación a los vinagres de aclarado (como el de manzana y el de frambuesa), tras lavar el pelo y enjuagándolo posteriormente, aunque en este caso lo más importante es diluir el producto en agua antes, ya lo avisan bien claro en el envase: es muy concentrado, hay que diluirlo bien y evitar que entre en los ojos.

Sus ingredientes: zumo de limón; shikakai en polvo; aceites de limón, naranja, coco, oliva, cáñamo, jojoba y palma; hidróxido de potasio (utilizado para saponificar los aceites, por lo que no queda nada en el producto final); ácido cítrico y tocoferol (Vitamina E). Son todos certificados, orgánicos y de comercio justo, y están pensados para limpiar, acondicionar, suavizar, fortalecer e hidratar el cabello. Es vegano y por supuesto cruelty-free.

Formulado para usar como complemento al lavado, con uno de los jabones de la marca o, como hago yo, con nuestro champú habitual, promete dejar el cabello suave y manejable.

Para utilizarlo, hay que llenar el tapón del bote de producto, añadir esa cantidad a un vaso de agua y remover para que se mezclen bien; como lo miden en “cups”, serían unos 236 ml de agua. Pone que pueden echarse de uno a dos tapones de producto, pero en mi opinión con uno es suficiente salvo que tengáis muchísimo pelo o muy largo (a mí me llega hasta la mitad de la espalda, para que os hagáis una idea) o el agua donde vivís sea dura. Lo diluyo en un vaso de agua templada de 250 ml sin llenarlo hasta el borde.

Con el pelo ya limpio y aclarado, cogemos el vaso y poco a poco vamos vertiendo la mezcla desde la raíz hasta las puntas, masajeando y asegurándonos de que empapamos todo el cabello, con cuidado de que no nos entre en los ojos y enjuagándolo luego muy bien. Yo lo dejo unos minutos (como si fuera una mascarilla, de 2 a 5) y el pelo me queda brillante, suave y con un olor ligero a cítricos que apenas dura.

Si tenéis alguna heridita o la piel muy seca (en las manos, por ejemplo) notaréis que escuece cuando entra en contacto con este producto; es normal porque lleva zumo de limón; basta con aclararlo, pero por si acaso.

Yo estoy encantada con él; aunque pueda parecer un poco engorroso de usar, en realidad es bastante sencillo y el resultado merece la pena. No lo uso en cada lavado, sino que alterno con aceites, pero es definitivamente uno de mis favoritos y toda una sorpresa.

¿Usáis algún aclarado tras lavaros el pelo? ¡Feliz semana y gracias por leerme!

CREMA CORPORAL REAFIRMANTE DETOX FRESHLY COSMETICS ¿FUNCIONA?

Sé que a estas alturas del año no estaréis pensando precisamente en este tipo de cremas, que aunque técnicamente deberíamos aplicar durante todo el año para ver resultados, aparecen en nuestras mentes a la vez que el calor y los bañadores; tanto que me planteé dejar la review para el verano que viene.

Yo me la compré precisamente en verano; antes había utilizado el aceite anticelulítico de abedul de la marca Weledacon unos resultados bastante buenos, pero es más engorroso de usar y me apetecía una textura más ligera, así que al final me decidí por esta. Freshly es una marca muy conocida con un montón de fans, y esta crema tiene un aluvión de opiniones favorables, pero yo no la había probado todavía. Es cruelty-free, certificada por bio.inspecta  (norma BioVidaSana) y es apta para veganos; este envase en concreto es de aluminio, menos el dosificador que es de plástico. Trae 250ml, cuesta 26€ y una vez abierta dura 6 meses, pero a mí se me acabó bastante antes.

Sus ingredientes son agua; aceite de almendras dulces, de girasol, de germen de trigo y de soja; glicerina vegetal; emolientes de origen vegetal; perfume a base de aceites esenciales; proteína de trigo hidrolizada; cafeína; extractos de café, pomelo, jengibre (único ingrediente de cultivo ecológico), alga fucus, hamamelis, pepino y centella asiática; lecitina; vitamina E; ácidos grasos de origen vegetal; escualano vegetal; conservantes suaves (naturales o aprobados por EcoCert); goma xantana; y linalool, citral y limonene procedentes de los aceites esenciales. Es un listado más largo de lo que suele gustarme y para mí la gran pega es que sólo un ingrediente, el extracto de jengibre, es de cultivo ecológico, y me gustaría que más lo fueran.

Promete hidratar, suavizar y reafirmar la piel, favoreciendo además los procesos de eliminación de grasas y toxinas.

Yo la he aplicado con movimientos circulares y ascendentes hasta su total absorción, como indican, todos los días mañana y noche, y si bien el olor y la textura me gustan, no he notado el efecto reafirmante. Sí que deja la piel hidratada y además es fresquita, ideal si hace calor, pero tras gastar el bote entero no noté ninguna diferencia en mi piel. Es cierto que no tengo celulitis especialmente visible, así que en eso no sé si ayudará algo, pero en mi caso sirvió de hidratante y nada más, así que no la volvería a comprar aunque no descarto probar algo más de la marca.

No creo que compre ningún producto reafirmante ni anticelulítico más por ahora, me parece que he probado ya suficientes y que no son imprescindibles, así que el próximo me lo haré yo misma y ya veremos. Creo que es importante recordar que para conseguir resultados reales en la apariencia y firmeza de la piel, mejora de la celulitis, etc, lo importante no es una crema sino el estilo de vida que llevamos: lo que comemos, lo que nos movemos… y por supuesto sin olvidar que es algo que sufrimos todas las mujeres en mayor o menor medida, y que obsesionarnos con ello no va a solucionar nada. Yo solía preocuparme mucho por cómo se verían mis muslos en verano, y al final en vez de disfrutar puedes acabar pasándolo mal. Lo importante es sentirnos bien con nosotras mismas, aceptarnos y tratar de llevar una vida lo más sana posible.

¡Un abrazo y a valorarnos más, que ya toca!

“RECOVER BODY OIL” DE BALM BALM, UN ACEITE EFECTO CALOR PARA MÚSCULOS CANSADOS

¿Alguna vez habéis sentido las piernas pesadas, los músculos cargados o el cuerpo dolorido tras una caminata, sesión de ejercicio o simplemente agarrotamiento por estar en una misma postura demasiado tiempo? Pues para eso precisamente es este aceite con efecto calor formulado para ayudar a descargar y aliviar los músculos y a facilitar su recuperación.

Sus ingredientes son todos orgánicos y certificados por la Soil Association, y están escogidos por sus propiedades calmantes, hidratantes, antiinflamatorias y favorecedoras de la circulación: aceite de hueso de melocotón, rico en vitaminas A y E; aceite de onagra, regulador de la hidratación cutánea; aceite de jojoba, calmante y emoliente; aceite de escaramujo de rosa silvestre, regenerador cutáneo; extracto de flor de caléndula, antiinflamatorio y cicatrizante; aceite esencial de árbol de te, descongestionante venoso y linfático; aceite esencial de ravensara aromática, antiséptica, antiinflamatoria y analgésica; aceite esencial de bayas de enebro, antiinflamatorio, alivia problemas circulatorios, musculares y articulares; aceite esencial de pimienta negra, analgésico y favorecedor de la circulación; aceite esencial de gaulteria, antiinflamatorio, analgésico y vasodilatador; y limonene y linalool, componentes de los aceites esenciales.

Yo lo utilicé por primera vez después de una ruta larga de senderismo, con las piernas cansadas, tras la ducha y dándome un masaje desde el tobillo hacia el muslo, y para mi sorpresa las noté luego más ligeras. Tiene un olor peculiar porque lleva gaulteria, que huele como el spray “reflex” que usan los deportistas (porque el “reflex” lleva gaulteria, de la que toma su olor). Una vez sobre la piel, se absorbe bien y la intensidad del olor baja bastante aunque no desaparece ese toque tan característico.

Además de tener efecto calor suave, deja la piel suave y flexible y como digo ayuda a aliviar y recuperar. Para asegurarme, después de salir a correr lo apliqué en una pierna y en la otra usé de almendras, ambos con el mismo masaje ascendente, y en la pierna que usé el Recovery Body Oil noté calidez y descanso pero en la otra no.

Por supuesto, parte de este efecto es por el masaje, pero al usar un producto con ingredientes antiinflamatorios y que favorecen la circulación ayudamos mucho.

Por su olor, a mí me gusta más ahora con el frío que en verano, y lo recomiendo si pasáis mucho tiempo sentadas y notáis las piernas pesadas o el cuello agarrotado, o si hacéis ejercicio y se os cargan brazos y piernas, porque la cantidad que trae (100ml) se gasta enseguida si lo aplicamos en todo el cuerpo.

Es cruelty-free y vegano, certificado por la Soil Association y no es apto para embarazadas por algunos de los aceites esenciales que contiene, así que tenedlo en cuenta.

A mí me gusta, pero sólo volvería a comprarlo rebajado porque me parece poca cantidad para usarlo en zonas grandes o muy a menudo.

¡Un saludo y espero que hayáis aprovechado las rebajas del Black Friday! 🙂

SOAPWALLA: DESODORANTE EN CREMA “CITRUS”

El otro día os hablé de los desodorantes en spray de Weleda, y hoy os traigo mi favorito: el desodorante en crema de limón de la marca neoyorkina Soapwalla. Para quienes no la conozcáis, Soapwalla nació en la cocina de Rachel Winard, su fundadora, que empezó a experimentar en su búsqueda de productos que no agravasen la condición en la que se encontraba su piel, muy sensibilizada a causa del lupus (una enfermedad autoinmune crónica que afecta también a la piel). En Soapwalla creen que un producto es bueno si sus ingredientes lo son, de modo que les prestan especial atención, asociándose con pequeños productores locales para conseguir los mejores ingredientes sin comprometer al medio ambiente. Sus principios se basan en crear productos que no sólo sean efectivos, sino también responsables con las personas y con el planeta; los fabrican a mano en pequeñas tandas en Brooklyn, Nueva York, y son veganos, Cruelty-Free, y libres de petroquímicos, parabenos, SLS, sintéticos… Están certificados por PETA y Leaping Bunny.

Los productos más conocidos de Soapwalla son probablemente los desodorantes, pero tienen también jabones, bálsamos labiales, cremas… Yo por ahora he usado sólo este, y me gusta tanto (y la filosofía de la marca también) que no descarto hacerme con algo más, aparte claro está de repetir cuando se me acabe.

La primera vez que lo usé fue también la primera que usaba un desodorante es crema, y no estaba muy segura de si iba a funcionar bien, pero fue amor al primer uso. Lo primero, el olor a limón dulce, casi me huele como a tarta de limón, me encanta y confieso que huelo el bote cada vez que lo uso. Luego la textura, una crema suave que se absorbe al momento y deja la piel de las axilas hidratada pero totalmente a prueba de sudor, no deja ninguna sensación grasa (de hecho ni noto que lo he puesto) pero con su uso tengo las axilas más hidratadas y ya no se me enrojecen (esa piel en mi caso es muy muy sensible). Respecto a su eficacia, yo me lo aplico por las mañanas y me dura todo el día, nunca he tenido que reaplicármelo, ni siquiera ahora con el calor o haciendo deporte, estoy encantada con él porque no tengo que preocuparme del olor o el sudor en todo el día. 

Viene en un botecito de plástico (PET, reciclable) color azul cobalto, con tapa de rosca; a mí me habría encantado que fuera de vidrio, porque los reutilizo y además me parece que los cosméticos en tarro de cristal tienen un toque especial, pero eso es ya cuestión de gustos; por otro lado, al ser un producto que me llevo a todos los viajes, tiene la ventaja de que no me preocupa que se rompa.

Estos son sus ingredientes:

Butyrospermum parkii (Shea) butter*, Zea mays (Corn) starch*+, Helianthus annuus (Sunflower) seed oil*+, Simmondsia chinensis (Jojoba) seed*, Sodium bicarbonate*+, Rosa rubiginosa (Rosehip) seed oil*, Sunflower Lecithin*+, Glycerin*+, Cymbopogon flexuosus (Lemongrass) herb oil*, Kaolin, Tocopherol*+, Citrus aurantium bergamia (bergaptene-free Bergamot) fruit oil*, Citrus aurantifolia (Lime) peel oil – steam distilled, Citrus paradisi (Grapefruit) peel oil, Litsea cubeba (May chang) fruit oil*, Vanilla planifolia (Vanilla) fruit extract.

(*: certified organic, +: food-grade)

Esto es: 

Manteca de Karité* (hidratante y nutritiva); Almidón de Maíz*+ (absorbente); Aceite de Girasol*+ (emoliente); Jojoba* (hidratante y reguladora); Bicarbonato de Sodio*+ (absorbente, desodorante, neutraliza olores); Aceite de Rosa Mosqueta* (regenerador, antiedad); Lecitina de Girasol*+ (emulsionante); Glicerina*+ (previene la sequedad y la descamación de la piel); Aceite Esencial de Lemongrass* (antiséptico, desodorante, fungicida, aporta aroma); Caolín (absorbente, antiséptica y calmante); Tocopherol*+ (Vitamina E); Aceite Esencial de Bergamota sin Furanocumarinas* (no fotosensibilizante; antibacteriano, antiséptico, desodorante, aporta aroma); Aceite Esencial de Lima (destilación por arrastre con vapor; antibateriano, desodorante, aporta aroma); Aceite Esencial de Pomelo (antibateriano, desodorante, aporta aroma); Aceite Esencial de May Chang* (antiséptico, desodorante, aporta aroma); Extracto de Vainilla (antioxidante, aporta aroma)

*Orgánico Certificado

+ Grado Alimentario

Como veis tiene unos ingredientes muy buenos, yo de hecho nunca he tenido la piel de las axilas tan bien como ahora que llevo usándolo casi un año ya. He probado que me funciona en invierno con capas y capas de ropa, en verano con un calor sofocante, mientras hago deporte, haciendo senderismo… Es mi desodorante favorito y uno de mis productos top, a donde voy viene, y aunque lo alterno con otro (en crema también) que me apetecía probar y que está muy bien también (ya os hablaré de él) este me gusta más. 

Usándolo prácticamente diario desde hace casi un año llevo gastado medio bote, así que cunde bastante. Trae 56,7 gramos y cuesta alrededor de 17€; como he dicho, cuando se me gaste lo repondré así que lo recomiendo totalmente. 

¿Habéis probado este desodorante? ¿Qué formato preferís? ¿Alguna recomendación? ¡Qué paséis un buen fin de semana y gracias por leerme!

Por favor, no uses mis fotografías sin mi permiso ¡gracias!

BÁLSAMO PARA PIES CON MELISA Y MALVAVISCO, DE LULU&BOO

Ahora que hace ya calor y empezamos a usar sandalias, nos acordamos de que deberíamos haber cuidado más nuestros pies bajo los calcetines del invierno, y el producto del que os hablo hoy es ideal para eso. Se trata de un bálsamo súper hidratante para los pies de una de mis marcas favoritas, Lulu&Boo (os hablé de su aceite limpiador en este post). Lo he usado a lo largo del invierno y estoy terminándolo ahora, me queda apenas para un par de veces más, y os adelanto que me ha gustado muchísimo.

Viene en un tarrito de cristal (otro detalle que me encanta de Lulu&Boo porque después reutilizo todos sus envases) con tapa de rosca, y trae 35 gramos. Al principio me pareció poca cantidad, pero luego me ha durado bastante porque no lo uso a diario y cunde mucho. Tiene una textura densa y suave a la vez, parece que no se va a absorber bien pero para nada, se absorbe perfectamente y no deja residuos. Además, aunque tiene un color amarillento en el bote, en realidad es transparente, así que al extenderlo sólo deja la piel brillante y muy hidratada.

Estos son sus ingredientes: 

Butyrospermum parkii (shea) butter*, Olea europaea (olive) oil*, Ricinus communis (castor) oil*, Lecithin, Melissa officinalis (lemon balm) extract*, Glycerine**, Aqua (water), Tocopherol (Vitamin E)*, Althea officinalis (marshmallow) extract*, Rosmarinus officinalis (rosemary) extract*, Helianthus annuus (sunflower) oil*, Melaleuca alternifolia (tea-tree oil)*, Citrus limonum (lemon oil)*, potassium sorbate, sodium benzoate, citric acid, Citral, D-limonene*, Linalool* (from essential oils)

*Organic

**Organic Origin

Esto es: Manteca de Karité (hidratante y nutritiva); Aceite de Oliva (hidratante y nutritivo); Aceite de Ricino (hidratante); Lecitina (de origen vegetal, emoliente); Extracto de Melisa o Hierba Limón (tónico y relajante, aporta aroma); Glicerina (humectante, previene la sequedad de la piel); Agua (solvente); Tocoferol (Vitamina E, antioxidante); Extracto de Malvavisco, Bismalva o Hierba Cañamera (emoliente); Extrato de Romero (antimicrobiano, aporta fragancia); Aceite de Girasol (emoliente); Aceite de Árbol del Té (antiséptico, antifúngico, antibacteriano, aporta fragancia); Aceite de Limón (antiséptico, antifúngico,  antioxidante, aporta fragancia); Potassium Sorbate (conservante, fungicida, bactericida); Sodium Benzoate (conservante, fungicida); Ácido Cítrico (conservante, regulador del pH); Citral (derivado de aceites esenciales, aroma a limón); D-limonene (derivado de aceites esenciales, aroma cítrico); Linalool (derivado de aceites esenciales, aporta fragancia).

Es Cruelty-Free, está certificado por la Soil Association y por la Vegan Society, y es 100% natural y crudo.

Yo lo he usado como os decía a lo largo del invierno y ahora con el buen tiempo, y me deja los pies suaves e hidratados, y además relajados; les doy un pequeño masaje y quedan como nuevos. El aroma es a limón mezclado con hierbas, tiene un toque como amaderado, para mí huele sobre todo a melisa, me resulta muy agradable y relajante, creo que es de mis aromas favoritos en un producto, aunque si os gustan florales o dulces no os apasionará. Lo he usado después de rutas de senderismo invernal con los pies doloridos y me los alivió e hidrató, y ahora con este calor por la noche y me los relaja.

Una vez que tenía fatal las manos por el frío lo probé y funciona muy bien también, pero sí que es cierto que está pensado para los pies con ese aroma y esos ingredientes hidratantes, fungicidas y relajantes. Desde la marca lo recomiendan si tienes pie de atleta, pero como yo no tengo no os puedo decir si es efectivo. 

Como curiosidad, el malvavisco es una planta con cuyas raíces se elaboraba un dulce, que derivó en el actual (cuyo ingrediente mayoritario es por supuesto azúcar), pero si buscáis en internet podéis encontrar recetas para elaborarlos con la raíz de esta planta.

En resumen, es un producto que me encanta y que compraré de nuevo de cara al verano, yo lo compré en la tienda online de Lulu&Boo, a Inglaterra, porque no lo encontraba aquí, y me llegó sin problemas. Su precio es de unos 13€.

¿Qué usáis para mantener los pies bien hidratados? ¿Conocíais este bálsamo? ¡Buen fin de semana y gracias por leerme!

*por favor no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

ACEITE ANTICELULÍTICO DE ABEDUL Y CELULICUP, DE WELEDA

El producto del que os hablo hoy es muy conocido, y seguro que muchas lo habéis probado ya, pero aún así quería daros mi opinión. Aunque este aceite es anticelulítico, hay que recordar que ningún producto cosmético va por si solo a acabar con la celulitis, por mucho que lo usemos o muy efectivo que sea. Dicho esto, sí que puede ayudarnos a mejorar el aspecto de la piel, y como veréis más abajo a mí me gusta bastante. 

La celulitis o piel de naranja está causada por nódulos de grasa que se acumulan en determinadas zonas del cuerpo, en especial glúteos, piernas y barriga, y afecta sobre todo a las mujeres. Lo más importante para mantenerla a raya es realizar ejercicio y alimentarse correctamente, hidratándonos bien y evitando los alimentos muy procesados, refinados o altos en grasas y azúcares. Pero sobre todo no debemos olvidar que lo más importante es sentirnos bien en nuestra piel y con nosotras mismas, cuidarnos y aceptarnos sin dejar que nadie nos haga sentir mal por tener celulitis, o estrías, o lo que sea. 

Y ahora el aceite en cuestión: es de color verde y huele como a hierbas, a mí me resulta agradable y refrescante pero puede no ser un olor que guste a todo el mundo.  Viene en una botella de cristal tintado, de color verde también, y podéis adquirirlo solo o en un pack de dos botellas que suele llevar también la CeluliCup y que es el que tengo yo. La verdad es que si vais a ser constantes sale bastante bien de precio así, pero si queréis solo una botella podéis encontrar ventosas similares a la CeluliCup a precios bastante asequibles.

Sus ingredientes son:

Prunus Armeniaca Kernel Oil, Simmondsia Chinensis Seed Oil, Triticum Vulgare Germ Oil, Fragance (1), Betula Alba Leaf Extract, Ruscus Aculeatus Root Extract, Rosmarinus Officinalis Leaf Extract, Linalool (1), Citronellol (1), Geraniol (1), Citral (1)

Esto es:

Aceite de hueso de albaricoque (hidratante, mejora la función de barrera de la piel, rico en ácidos grasos insaturados); aceite de jojoba (muy hidratante); aceite de germen de trigo (rico en vitamina E, ácido linoleico y ácido alfa linolénico, efecto alisante); fragancia (desde Weleda aclaran que usan exclusivamente una mezcla de aceites esenciales naturales, no perfumes sintéticos); extracto de hoja de abedul (rico en taninos y flavonoides, activa el metabolismo de la piel y la suaviza); extracto de raíz de rusco (tonifica y calma la piel); extracto de hojas de romero (tonifica, estimula la circulación y el metabolismo); linalool (derivado de los aceites esenciales usados para mejorar el aroma en los productos cosméticos); citronelol (derivado de los aceites esenciales usados para mejorar el aroma en los productos cosméticos); citral (derivado de los aceites esenciales usados para mejorar el aroma en los productos cosméticos).

Mi experiencia: cuando no usaba aún cosmética orgánica probé varias cremas y algún aceite anticelulítico, algunos de marcas muy conocidas, y con ninguno noté una mejoría real en la piel. Con este aceite, sin embargo, sí que noto algo; no es milagroso claro, pero sí es cierto que con su uso la piel se va nutriendo y alisando, queda muy hidratada y como tonificada, y sí que he notado un cambio en su aspecto. Se recomienda usarlo dos veces al día, sobre la piel húmeda para que sea más fácil extenderlo y masajear, pero yo lo uso normalmente por las noches porque por las mañanas no tengo tiempo.

Para quienes se pregunten si importa realmente o no usar la CeluliCup, la respuesta es un sí rotundo. El masaje es, como en todos los productos anticelulíticos, primordial para obtener buenos resultados; de hecho, cuando aplico el aceite sin el masaje noto la piel hidratada y bonita, pero no tonificada. La CeluliCup es una ventosa de silicona que debemos apretar por dos lados, apoyar sobre la piel y soltar; de este modo, se crea un vacío que succiona la piel y permite masajearla al mover la CeluliCup. (Importante: hay que succionar siempre en una zona con aceite, nunca en la piel seca, y si notamos que duele o que no hay apenas succión, soltamos la CeluliCup y repetimos de nuevo). 

Para el masaje, desde Weleda recomiendan dedicar de 5 a 10 minutos por pierna, y seguir estos pasos:

  1. efectuar movimientos circulares ascendentes, de la rodilla a la cadera
  2. moverla a lo largo de la pierna en línea recta hacia el corazón por la misma zona
  3. terminar el masaje con movimientos en “s” de arriba abajo

Después de cada uso, hay que lavar la CeluliCup con agua y jabón.

Técnicamente, con este masaje se movilizan los depósitos de grasa y además activamos la circulación sanguínea, reducimos la tensión muscular, estimulamos el sistema linfático, mejoramos la elasticidad de la piel y la tonificamos. En mi caso, la piel me queda enrojecida tras el masaje por la succión de la CeluliCup, pero es algo normal; no debe dolernos pero tampoco es agradable, hay zonas donde lo notaremos más si la celulitis es más dura y debemos tener más cuidado en zonas con varices. 

La única pega es que para poder aplicarlo con la CeluliCup necesitas un poco de tiempo… Yo lo uso todas las noches con el masaje y dejo que vaya absorbiéndose sin prisa, o lo seco un poco con una toalla, pero por las mañanas rara vez lo logro (aunque ahora estoy probando otro, en breve hablaré de él).

El aceite cuesta alrededor de 17€, aunque buscando en internet podéis encontrarlo desde 14€, y el pack con la CeluliCup ronda los 28-30€, pero varía dependiendo de la tienda. Es Cruelty-Free, apto para Veganos y certificado por Natrue.

¿Lo recomiendo? Sí, y sin duda volveré a comprarlo cuando se me acabe.

¿Habéis probado este aceite? ¿Os dio buenos resultados? ¿Algún producto que os funcione bien para mejorar la apariencia de la piel de naranja? ¡Que paséis un buen día y gracias por leerme!

Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!

CHOCOLATE ORANGE CLEANSING OIL, DE LULU&BOO ORGANICS

Creo que un producto básico en cualquier neceser es un desmaquillante, ya sea de rostro o concreto para ojos y labios. Yo solía usar uno de estos últimos, pero ahora realizo una doble limpieza y mi primer paso es este aceite limpiador que os muestro hoy: Chocolate Orange Cleansing Oil, de la marca inglesa Lulu&Boo Organics.

Confieso que al principio me daba un poco de miedo usarlo, era mi primer aceite limpiador y tengo la piel con tendencia acneica, por lo que si un producto no me sienta bien me salen granos enseguida. Además, estaba acostumbrada a usar un desmaquillante sólo para los ojos, pero tras probar algunos que no terminaron de gustarme, me decidí a probarlo. Os confieso que nunca había usado un producto que me desmaquillarse tan eficazmente. La máscara de pestañas (aunque sea waterproof) se disuelve, igual que el delineador y los labiales (incluso los mates oscuros).

Este aceite está elaborado con un 99% de ingredientes de origen orgánico, es vegano (certificado por la Vegan Society) y por supuesto cruelty-free. Está certificado también por la Soil Association.

Este es su INCI:

*Simmondsia chinensis (jojoba) oil, *Glycine soja (soya) oil, *Argania spinosa (argan) oil, *Ricinus communis (castor) oil, *Salvia hispanica (chia) seed oil, *Arctium lappa (burdock) extract, *Trifolium pratense (redclover) extract, Tocopherol, *Citrus sinensis (orange) oil, *Styrax tonkinensis (benzoin) extract.

* = Organic, **= Organic origin

Esto es: aceite de jojoba (hidratante y regulador), aceite de soja (suaviza la piel), aceite de argán (con alto contenido en vitamina E, ácidos grasos esenciales y antioxidantes), aceite de ricino (ayuda a limpiar la piel), aceite de semillas de chía (gran fuente de ácidos grasos Omega 3), extracto de bardana (antiinflamatorio, antibacteriano y antioxidante), extracto de trébol rojo o de los prados (limpiador), tocopherol (vitamina E), aceite de naranjo (iluminador y limpiador) y extracto de benjuí (antiséptico y antiinflamatorio).

Se aplica con la piel seca, calentándolo entre las manos  y masajeándolo suavemente con movimientos circulares por todo el rostro, haciendo hincapié en labios y ojos si los tenemos maquillados. Luego, simplemente humedecemos un paño o muselina de algodón con agua caliente (con agua fría no es tan eficaz, aunque funciona también) y lo retiramos. A mí me gusta dejar el paño caliente unos segundos sobre el rostro, encuentro que así se limpia mejor y además es relajante . La piel queda limpia, hidratada, suave y sin rastro de maquillaje.

Aparte de desmaquillar, arrastra también sudor, suciedad… yo lo uso a veces después de hacer deporte, y funciona muy bien. En los días de frío además se agradece porque no reseca nada la piel.

Es apto para todo tipo de pieles, yo lo llevo usando ya bastante tiempo y con mi piel sensible y grasa no he tenido ningún problema. ¡Ah! Y huele de maravilla, aunque personalmente no me parece que a chocolate, aunque sí tiene un aroma ligeramente dulce y suave.

¿Qué os parecen los limpiadores en aceite? ¿Habéis probado alguno? ¿Os llama la atención este? ¡Gracias por leerme y que paséis un buen día!

*Por favor, no uses mis fotos sin mi permiso ¡gracias!