“KIWI SEED OIL LIP CONDITIONER” DE ANTIPODES

                           

Los bálsamos labiales siempre han sido de mis cosméticos favoritos: los uso muchísimo, durante todo el año, y siempre llevo uno encima. Este de Antipodes lo probé hace tiempo y tenía pendiente la review, así que aquí os la traigo hoy.

No es de los productos más conocidos de la marca, pero comparte el mismo eslogan que sus barras de labios, “I’m so healthy…”, porque desde la marca aseguran que estos productos son tan naturales y saludables que podrías incluso comértelos. Al ser transparente puedes usarlo solo o encima de un labial con color, y en los meses de frío pude aplicarlo  también en la nariz. Es vegetariano, trae 4 gramos y cuesta alrededor de los 11,99€. 

Sus ingredientes: Caprylic/capric triglyceride (agente emoliente derivado de aceite de coco y glicerina), aceite de almendras dulces, cera de abejas, aceite de aguacate, manteca de karité,manteca de cacao, aceite de coco, aceite de semilla de kiwi, cera carnauba, cera candelilla, aceite de jojoba, aceite de oliva, Vitamin E, fragancia natural de kiwi: citral*, citronellol*, farnesol*, geraniol*, isoeugenol*, d-limonene*, linalool*.

No es de los más nutritivos que he usado, más bien noto que suaviza los labios y los protege pero se queda un poco corto, así que la verdad es que no volvería a comprarlo. De todos modos, si lo que buscáis es un bálsamo labial ligero que deje un acabado bonito pero no pegajoso en los labios, a lo mejor os gusta.

Si os interesa esta marca neozeolandesa, aquí os hablo de una de sus cremas faciales.

¡Un abrazo y gracias por leerme!

CREMA FACIAL LIGERA “REJOICE” DE ANTIPODES, IDEAL PARA EL BUEN TIEMPO

         

Confieso que tengo una especie de miedo irracional a probar cremas faciales: me las aplico siempre con temor a un brote de acné, o a una zona seca o a rojeces alrededor de los labios y la nariz… Esta hidratante además fue un regalo, así que imaginaos mis dudas antes de probarla pensando que ni siquiera la había elegido yo. Está indicada para pieles normales a mixtas, deshidratadas, sensibles, con rojeces y/o rosácea, y desaconsejada en pieles grasas. Yo tengo la piel sensible, con zonas más secas, algunas rojeces y brotes de acné, y ya os adelanto que me ha encantado: hidrata la piel durante todo el día sin que aparezcan brillos, no me han salido granos, parches secos o rojeces, y además huele fenomenal (no persiste el olor en la piel, pero al aplicársela es un extra). Tiene una textura más bien densa, pero se absorbe perfectamente con un ligero masaje y deja la piel hidratada y mate a la vez.

Sus ingredientes clave son el agua de flor de lavanda, que calma la piel; la manteca de karité, que evita la deshidratación y tiene propiedades antienvejecimiento y antiinflamatorias; los aceites de rosa mosqueta y aguacate, antioxidantes y regenerantes; el aceite de nuez de macadamia, que suaviza la piel; el aceite de jojoba, equilibrante y seborregulador; y el aceite de manuka, que es antibacteriano. El olor avainillado de esta crema procede del “conservante” (entre comillas porque se considera apto para fórmulas libres de conservantes), llamado naticide y compuesto a base de extractos vegetales derivados de aceites esenciales, y que tiene un característico olor dulce.

Al igual que el resto de productos de Antipodes, esta hidratante es 100% natural y está elaborada con ingredientes orgánicos y certificados, y es por supuesto cruelty-free. Esta en concreto es también apta para veganos y embarazadas.

Como única pega, no lleva protección solar, así que yo me la aplico después, pero aún así se ha convertido en una de mis favoritas. Probablemente en los meses de invierno se me quedaría corta, pero ahora con el buen tiempo me resulta perfecta en cuanto a hidratación y admito que el olor avainillado me tiene enganchada.

¿La habéis probado? ¿Usáis esta marca?

¡Feliz día y gracias por leerme!